Con peluches costean tratamiento de cáncer

Sociedad 15/02/2018 14:13 Perla Miranda Actualizada 14:13

Con la ayuda de una fundación, amas de casa crean muñecos para pagar medicinas y terapias contra el padecimiento

Alicia trata de ensartar hilo blanco en una aguja que tiene en sus manos, quiere terminar de coser la sonrisa de uno de los pájaros Chocho que confecciona para poder costear los tratamientos de su hija Romina, quien fue diagnosticada con leucemia desde hace cuatro años.

Hacer el rostro de Chocho, considerado el primer muñeco social fabricado por niños con cáncer en el país, no es complicado, asegura la ama de casa. Primero escoge la tela, recorta según el tamaño de su creación y cose los ojos —uno siempre es más grande porque así el ave podrá ver el buen corazón de las personas—, por último, coloca la gran sonrisa blanca.

descarga_2_3.jpg

Romi se convirtió en parte de las estadísticas en 2014, puesto que en México cada año se registran entre 5 mil y 6 mil casos nuevos de cáncer en menores de 18 años. Ella vive con leucemia aguda linfoblástica, este tipo de tumoraciones son las que más afectan a niños, representan 52% del total de los casos. En prevalencia le siguen los linfomas, con 10%, y los tumores en el sistema nervioso central, con el mismo porcentaje.

En el periodo de 2011 a 2016, aproximadamente 50% de las muertes por tumores malignos en la población de cero a 17 años se deben a cáncer de órganos hematopoyéticos (conformado, entre otros, por leucemia), según cifras del Inegi.

El cáncer de encéfalo y de otras partes del sistema nervioso central ocupa el segundo lugar entre las cinco principales causas de mortalidad por neoplasias malignas. En la infancia es más común que se presenten tumores cerebrales que no se extienden fuera del cerebro ni a la médula espinal. Los tumores malignos de huesos y cartílagos ocupan el tercer sitio.

Al conmemorarse el Día Internacional del Cáncer, Lichita, como le dicen familiares y amigos, cuenta que conoció la Fundación Chocho poco después de que diagnosticaron a su hija con cáncer. En ese entonces trabajaba como cajera en un supermercado, pero las constantes faltas para llevar a Romina a consultas terminaron por “cansar a mi jefe y me despidió, me pidió que arreglara mi problema y a la fecha no ha tenido solución”.

descarga_1_3.jpg

La organización nació en 2012, con la intención de llevar un sustento económico a las familias de niños con cáncer a través del autoempleo. Alex Arche comenta a EL UNIVERSAL que hace años conoció a un niño con este padecimiento que vivía en Mérida y ahí se dio cuenta de las necesidades que tienen los menores de edad y sus parientes.

Chocho es un pájaro en peligro de extinción de la Sierra norte de Oaxaca, de ahí tomaron el nombre, pero también existe otra historia, la de un ave que tiene el alma de un niño de cuatro años que murió de cáncer y la última noche de su existencia le pidió a Dios que lo convirtiera en un pájaro para regresar a la Tierra y poder besar a su mamá, “porque el miedo más grande de un niño con cáncer es dejar a su mami sola. Cada vez que se fabrica un Chocho, por tradición estamos haciendo que otro niño venga del cielo”.

El proyecto consiste en fabricar estos muñecos, no sólo para generar ingresos económicos, sino como una terapia ocupacional. La fundación brinda toda la materia prima para que las madres de familia confeccionen los muñecos de peluche y puedan venderlos.

Cada peso ganado con la venta de un peluche es para la familia necesitada, no deben darle nada a Chocho. “El dinero es para que solventen los gastos de la enfermedad, se apoyen para pagar el transporte, la renta, el gas o medicamentos”, dijo Alex Arche.

Las oficinas de la fundación se encuentran a un costado de la entrada principal del Instituto Nacional de Pediatría, de esta manera, Alex y su equipo pueden estar en contacto con todas las madres y con trabajo social para detectar las diferentes necesidades.

descarga_7.jpg

Una vez que una mamá llega a Chocho se le enseña cómo fabricar el “muñeco social”, les dicen en qué precios deben vender y que no tienen que malbaratar, “porque es una artesanía mexicana y tiene como valor agregado el amor y esperanza que se deposita en cada uno de esos peluches”, hay Chochos desde 25 pesos hasta alcanzar los 300, “según lo que pida el cliente”.

Alicia tiene otra hija que estudia la universidad, “quiere ser dentista”, cuenta. Las tres viven en una unidad habitacional ubicada en la colonia Pensil. Todos los días se levanta antes de las ocho de la mañana y realiza quehaceres domésticos, atiende a sus hijas, y prepara la comida. Después de las seis de la tarde se dedica a la fabricación de Chochos, ahora tarda entre 20 y 25 minutos en cada uno, pero no fue así cuando comenzó.

Llegó a la fundación por curiosidad, “estaba desesperada porque no me metían a la ayuda del Seguro Popular, en lo que te dan resultados uno hace gastos en estudios, pasajes y comida, entonces encontramos las oficinas de Chocho”.

Ahí le dieron una clase para que aprendiera la estructura del muñeco de peluche y le regalaron hilo, tela y botones. “Lo mejor de esto es que todo lo que tú trabajes es tuyo, no lo tienes que repartir con nadie y eso es un apoyo bien grande, si no tenías para el pasaje o te pidieron estudios, de ahí sacas y salvaste el día”.

La mamá de Romi aseguró que a veces la sociedad no se preocupa por las necesidades de los familiares de menores de edad con cáncer, “si los niños se quedan internados, ahí les dan de comer, pero a uno no y es lo mágico de [Fundación] Chocho, que ayuda a los pacientes y a todos. Además es una terapia para ocupar la mente y no pensar en tragedias, te distraes y ganas dinero”.

Desde las seis de la tarde hasta que sus ojos ya no le ayudan a ensartar el hilo en la aguja puede hacer de 10 a 15 peluches, se prepara para venderlos en el instituto todos los lunes y viernes a partir de las 10 y hasta las 13:00 horas.

Sus primeras ventas eran con familiares y conocidos, después “agarró confianza” y ofreció su mercancía en escuelas y “donde se pueda”. Dice que a veces cuando va en el camión o en el Metro y saca su material para realizar una de sus creaciones no falta quién le pregunte qué es lo que hace. “Los chulean, les enseño los diferentes modelos y les explico por qué los vendo y me los compran”.

Sus confecciones van de los 20 hasta los 100 pesos, según lo que le pidan. Hay quienes le encargan una almohada o que en un babero coloque la figura de Chocho. “Aquí el límite es tu imaginación, porque puedes hacer muchas cosas, pegarlos en guantes, gorros, bolsas, hay mucha variedad”.

Además de obtener dinero para los gastos de la casa, la venta de Chochos permite a Alicia comprar la medicina de Romi, “son medicamentos que valen más de 500 pesos, que a veces no están en el hospital y uno debe comprarlos, pero con esto ya podemos pedirle a compañeras que vendan nuestra mercancía y conseguir lo más que se pueda. Es una bendición”.

Actualmente Romina se encuentra estable, pero el miedo de cualquier complicación no deja de estar latente. Su mamá dice que son niños muy frágiles, “si les da gripa se convierte en neumonía y si tienen tos pueden padecer bronquitis”.

En el país, la primera causa de muerte por enfermedad en mexicanos de entre cinco y 14 años es el cáncer infantil. Al año se reportan 2 mil 150 muertes por este mal, lo que no impide que Romina se proponga metas a corto y largo plazos.

Cuando le diagnosticaron creyó que no saldría adelante, “que me iba a quedar en una cama, porque era lo que veía, muchos niños en el hospital que estaban súper enfermos”, con el tiempo y con el apoyo de Lichita y su hermana “he sacado fuerzas para seguir”.

Su meta diaria es no olvidar los medicamentos que debe ingerir, bañarse, ir a la escuela y estudiar para poder entrar a la secundaria de su preferencia. Sus objetivos a largo plazo son mejorar su estado de salud, estudiar para convertirse en maestra y entrar a un programa televisivo de comida, porque le encanta cocinar repostería.

Para ella, Chocho es sinónimo de ayuda y diversión, “porque gracias a ellos mi mamá ya no se preocupa tanto por el dinero y es muy divertido fabricar muñecos y escoger la tela, los botones y el hilo”.

A los niños que viven una situación similar les pide que no se den por vencidos, porque la enfermedad “sólo es de un ratito” y asegura que se puede vencer al cáncer, también invita a los mexicanos a apoyar a la Fundación Chocho, “porque en ella estamos muchas mamás y niños, es una bonita causa”.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo