Tras contagiarse en plataforma petrolera, ingeniero del Istmo lucha contra Covid-19 en soledad

En la plataforma Zaap-Alfa se detectó a 14 obreros con síntomas sospechosos, Víctor recuerda que estuvo sólo cinco días a bordo compartiendo su camarote con otro trabajador y en las áreas comunes, con más de 100 personas

Tras contagiarse en plataforma petrolera, ingeniero del Istmo lucha contra Covid-19 en soledad
Foto: Tomada de Facebook
Sociedad 26/05/2020 10:55 Roselia Chaca Oaxaca Actualizada 10:55

Juchitán de Zaragoza.—  Del otro lado del celular Víctor suena tranquilo y motivado, aunque de repente la tos pausa su conversación. Prefiere que lo llamemos así  ante el miedo de sufrir represalias por parte de su empresa y  para que  sus hijos   no se enteren que está contagiado de Covid-19.

Este  ingeniero de 40 años, originario del Istmo de Tehuantepec, es uno de los trabajadores a los que llaman “plataformeros”  —por emplearse en plataformas petroleras—, subcontratados por Pemex; es uno de los contagiados en alta mar en un barco chino.

Víctor lleva 17 años trabajando para empresas que le realizan obras a Pemex en Campeche, actualmente se desempeñaba como supervisor de campo en la plataforma Zaap-Alfa,  donde se aglomeran  muchos trabajadores de varias empresas, entre ellas la empresa en la que trabaja Víctor o los obreros del barco Reforma, que también entró en cuarentena  cuando murió a bordo un administrador.

Recuerda que lo llamaron para presentarse a trabajar el 22 de abril y lo mantuvieron por cuatro  días en un hotel  para verificar que no presentara ningún síntoma de Covid-19. Previo a alistarse, le contó a sus padres, quienes insistieron que no fuera, que era peligroso por los casos que ya existían. Él argumentó que no tenía otra opción, pues necesitaba el dinero para mantener   a su familia: era ir o quedarse sin trabajo por meses.

Después de salir limpio, el 25 de abril,  abordó el barco que lo llevaría a la plataforma, pero antes lo contrataron 28 días, cuando lo normal son 14 días de guardia por 14 de descanso; no obstante, las empresas les  aumentaron días para no realizar cambios, ante los riesgos que conllevan los movimientos de trabajadores.

Estando en el barco, Víctor recuerda que estuvo sólo cinco días a bordo compartiendo su camarote con otro trabajador y en las áreas comunes, con más de 100 personas; estuvo en contacto con equipo y superficies contaminadas.  En la plataforma Zaap-Alfa se detectó a 14 obreros con síntomas sospechosos y, para que la situación no se saliera de control, los bajaron a todos del barco.

Víctor fue regresado  al hotel para una  segunda prueba, el 3 de mayo le informaron que era portador del virus  y, desde entonces, decidió no regresar a su pueblo y aislarse en un departamento en Ciudad del Carmen, donde lo visita una doctora de la empresa para revisarlo y  entregarle medicamentos.

A él y a sus compañeros contagiados les recomendaron  internarse en un hospital del IMSS, pero se negaron por las noticias de  que muchos  entraban y  no salían con vida, tal como  un amigo suyo que recién murió intubado.

“Le dije [a su empresa] que entré sano y regresé enfermo, así que me tenían que pagar la siguiente catorcena, la empresa aceptó. Espero que cumpla, porque hay empresas que no lo están haciendo, están dejando a sus trabajadores a la deriva”, lamenta el ingeniero.

Víctor  rompe en llanto de vez en vez, intenta sacar fuerza y motivación, no pasa un sólo día sin hablarle a su padre, y sin rezar, su  fe y su  creencia en Dios se reforzaron;  sentir la muerte cerca y lejos de los suyos lo han quebrado.

“Enfermo y solo, pensando que en algún momento me puede dar un ataque de tos y que no pueda respirar es mi más grande miedo. Afortunadamente, ya voy por el día 17,  voy saliendo,  esto me ha llevado a valorar más mi vida y lo que tengo: mi familia. Volverlos a ver y  abrazarlos me motiva a seguir luchado a no caer en depresión”.

Víctor añora volver a su casa, así que sigue resistiendo solo  y tomándose siete pastillas diarias, que refuerza con la medicina natural,  para  mantener en funcionamiento sus órganos.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo