Retorno obligado: pandemia deja a jóvenes sin empleo, regresan a Oaxaca a comenzar de nuevo

Cientos de oaxaqueños regresaron a la entidad al perder su empleo en la CDMX debido a la crisis sanitaria. Ahora, muchos trabajan a distancia o han buscado emprender un negocio
Foto: Roselia Chaca
27/10/2020
11:42
Roselia Chaca
Oaxaca
-A +A

Juchitán de Zaragoza.— Raúl Martínez tiene 29 años y forma parte de los 4 millones de jóvenes que se quedaron sin empleo o abandonaron la escuela como consecuencia de la crisis que trajo el Covid-19, por lo que decidió abandonar la Ciudad de México y regresar a Oaxaca, hasta que la situación laboral mejores.

Raúl es originario de Juchitán de Zaragoza, en el Istmo de Tehuantepec, se dedica al diseño gráfico y desde que salió de la universidad no ha dejado de trabajar en el ramo editorial. 

Por 10 años radicó en la capital del país, pues el abanico laboral era más atractivo en cuanto a salarios y oportunidades de crecer. Fue entonces cuando llegó la pandemia

En los planes de Raúl para este 2020 estaba un viaje a Canadá, acampar con sus amigos y continuar con su vida social. Para nada tenía planteado mudarse o cambiar de empleo, así que la pandemia le cambió la vida de tajo. 

La empresa donde laboraba Raúl fue de las primeras que entró en pánico en marzo, cuando el gobierno anunció el confinamiento, así que en los primeros 15 días lo enviaron a trabajar desde casa  y luego le anunciaron el cierre definitivo.

whatsapp_image_2020-10-27_at_11.26.58.jpeg

Foto: Roselia Chaca

La primera situación estresante a la que se enfrentó este joven zapoteca fue la negociación de una liquidación justa con la empresa. 

Fue de los pocos que lograron salir “bien librados” del recorte laboral, pero el dinero le duró poco, apenas dos meses. 

Fue por ello que decidió abandonar el departamento que rentaba en 7 mil pesos al mes, pues no tenía las condiciones económicas para sostenerlo: o comía o pagaba la renta.

“Así de repente me quedé sin trabajo, sin planes, porque durante estos meses no he salido a socializar ni a viajar. Ante esta situación me vi en la necesidad de regresar a Juchitán y ahorrarme la renta en la Ciudad de México, con ese ahorro puedo vivir cómodamente los meses que dure la pandemia, uno o dos años”, relata. 

Raúl cuenta que él no fue el único que volvió. Dice que la mitad de sus amigos se regresaron a sus estados a pasar la crisis, trabajando en línea, como se desarrollan ahora los empleos.

Después de dos meses, Raúl consiguió trabajo en línea con una nueva empresa, aunque el sueldo es la mitad de lo que antes ganaba. Lo tomó, explica, porque de eso a nada prefiere lo que tiene, y busca alternativas de emprendimiento utilizando las redes sociales.

De acuerdo con un estudio realizado por la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno, en esta pandemia, los trabajadores como Raúl fueron a los primeros que corrieron. Según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de los empleos formales que se perdieron en marzo, 70% fueron de jóvenes de hasta 29 años de edad.

Fue por ello que la tasa de desempleo a nivel nacional se elevó a 34% en el mes de abril, incluyendo a quienes están en la desocupación y quienes están disponibles. Pero siempre fue peor para los jóvenes, pues en dicho sector el desempleo alcanzó 41%; mientras para edades de 30 a 64 años, es de 28%, según el estudio de la alianza. 

Abandonar una vida 

Aunque fueron los más afectados, no sólo los jóvenes se vieron obligados a retornar. María es una juchiteca de 50 años, jubilada como intendente en una primaria en la Ciudad de México. 

Después de vivir por 40 años fuera de Juchitán,  decidió regresar ante la crisis actual, pues prefiere ahorrarse los 2 mil pesos que paga por un cuarto en un edificio viejo en Santa María la Ribera.

Aunque su mudanza ya la venía programando desde el sismo de 2017, la pandemia aceleró sus planes. Durante el terremoto, la casa que tenía en Juchitán se vino abajo y con mucho esfuerzo la reconstruyó. 

El ir y venir de la Ciudad de México a Juchitán era constante durante estos tres últimos años, pero en los últimos cinco meses tomó la decisión de regresar de una vez ya que la crisis la sorprendió sin trabajo, pero con lo que ahorra en renta puede sobrevivir en su propia casa.

Comentarios