Artistas y lienzos se unen por Justina Fuentes

La pintora oaxaqueña necesita reunir 800 mil pesos para una operación. Más de 40 creadores donaron sus obras en solidaridad con la maestra

Los gastos médicos de Justina Fuentes alcanzan casi los 5 mil pesos diarios. La artista espera dejar la silla de ruedas y volver al taller donde le ha dado vida a sus obras, las cuales, explica, le salen del corazón. (FOTOS: MARIO ARTURO MARTÍNEZ)
Sociedad 30/08/2017 13:32 Christian Jiménez Oaxaca Actualizada 13:32

[email protected]

La meta es lejana, a la maestra Justina el pesar de luchar por juntar 800 mil pesos en 45 días se le asoma en la mirada. Desde hace un año depende  de una silla de ruedas para desplazarse, pero confía en que después de la operación de fémur volverá a brillar a través del óleo y los trazos que, asegura, le vienen desde el corazón.

“Se nos acabó el agua”, admite entre risas, mientras platica sobre sus complicaciones  derivadas de la fractura de cadera que sufrió en 2012,  misma que le infectó una pierna y esto le impide caminar.

Ha consultado varios médicos, en Oaxaca, Puebla y la Ciudad de México y por ello no ha podido  seguir haciendo arte, se acabaron los cuadros y también los recursos para pagar los gastos médicos que  suman 5 mil pesos diarios, más el costo de la operación. La artista plástica Míriam Ladrón de Guevara fue quien le sugirió pedir apoyo entre la comunidad de artistas.

justina_fuentes1.jpg

“A mí me daba pena, cómo voy a andar pidiendo”, replica la pintora de 63 años.

 Más de 40 artistas se sumaron a la causa de la maestra Justina, quien admite estar sorprendida por la solidaridad de los pintores, algunos, incluso, no los conoce  personalmente. En un inmueble ubicado en la calle de Morelos  se realizó, el pasado 19 de agosto, la expoventa a beneficio “Hoy por Justina”; por instrucciones de la  maestra, por cada venta se destinará un porcentaje para su operación y otro para  los autores, porque ella, insiste,  no quiere abusar de la confianza de sus amigos.

La exposición que incluye obras de Alejandro Santiago, Rosendo Vega, Siegrid Wiese y Sabino Giusu, entre otros, viajará a la Ciudad de México, donde se buscan espacios más grandes como la Casa Lamm y el Museo Soumaya.

La obra que fue donada hoy se encuentra disponible al público en la galería de la Fundación Bustamante Vasconcelos y se espera que también sea mostrada en la galería  La Mano Mágica.

justina_fuentes2.jpg

Los inicios

Justina Fuentes inició su camino en las artes plásticas a principio de la década de los 80, poco después de casarse con el también artista plástico, Juan Alcázar, quien falleció el año pasado. La emoción le llena el cuerpo al hablar de sus primeros trabajos, unos grabados que elaboraba  “escondidita y calladita”, que por  la insistencia de su esposo, esporádicamente, participaba en alguna exposición.

Las habilidades estaban escondidas en una personalidad tímida que poco a poco iba abandonando hasta consolidarse como una pintora con un peculiar estilo. “Dicen que mis pinturas son cursis, porque me gusta pintar sirenas… ¿qué tiene? las sirenas siempre van a ser las sirenas”, declara.

Alusiones a las figuras femeninas y la naturaleza emanan del pincel y el sentimiento de Justina, quien a más de 30 años de sus inicios dice que no existe  pintor que no refleje su interior en el lienzo.

Cuando Juan Alcázar se desempeñaba como director de la Casa de la Cultura en la capital oaxaqueña, Justina se dedicaba a hacer pequeños grabados, entre risas recuerda haber vendido los primeros en 20 pesos, y aunque a decir de su esposo, no le alcanzaba “ni para recuperar lo del papel”, fue así como empezó a colocar su obra.

justina_fuentes8.jpg

Mundo de hombres

La pintora recuerda que era un mundo de hombres, a  las reuniones de artistas asistía Alcázar, Rufino Tamayo, Francisco Toledo, Sergio Hernández, Rodolfo Morales y otros artistas contemporáneos quienes le fueron   motivación y consejo para ella. Su cercanía con los artistas, comenta, creó rumores sobre su falta de habilidad para la pintura, sin embargo, eso no la detuvo. “El arte es misógino”, reconoce Justina mientras recuerda que ella y otras pintoras, como Laura Hernández, se abrieron camino en un tiempo en el que el lugar de la mujer estaba en la cocina y cuidando a los hijos.

Poco a poco fue ganando presencia con  galeristas y coleccionistas. “Llegué a vender más que Juan”. Justina cuenta  lo difícil que es una relación sentimental entre dos artistas. “Nos separamos para volver a ser amigos, me costó volver a conquistarlo como amigo pero con el tiempo, llegamos a serlo e incluso salíamos al cine”, recuerda.

Tras la enfermedad y muerte de su esposo, la salud de Fuentes decayó, pero asegura que quiere cuidarse para vivir sin enfermedades ni tristezas. Para la artista, los tiempos han cambiado, aunque ahora se tienen mayores oportunidades para exponer y pulir su arte, la maquila y la falta de pasión ha puesto en crisis al arte oaxaqueño.

“Sé que tengo que volver a caminar”, confiesa la artista, con ansias de abandonar la silla y volver al taller donde ha dado vida a sus obras y con una perspectiva de mucho valor hacia la vida.

“Yo formo parte de la historia del arte de Oaxaca y por ello, tengo que lograrlo”, finaliza.

Temas Relacionados
Oaxaca Justina Fuentes arte pintura

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo