Las regiones celebran a los ausentes

Las tradiciones con las que se recibe a los muertos son especiales en cada rincón de Oaxaca, pero en todos coincide el fervor por su llegada

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL
Sociedad 30/10/2017 15:17 Evlin Aragón Oaxaca Actualizada 15:17

[email protected]

Las festividades de Día de Muertos tienen un fuerte arraigo en la entidad oaxaqueña y puede constar de  hasta  nueve días. Flores, veladoras y copal son elementos que se encuentran en casi todas las regiones, pero cada  una la completa con su toque particular. 

mm25102017004.jpg

Muerteadas de Valles Centrales

En esta  región  la celebración de los muertos  es  considera un  atractivo  turístico, principalmente en  la ciudad de Oaxaca, y muninipios cercanos, como  los que conforman el valle de Etla, donde las comparsas y “muerteadas” han cobrado realce a nivel nacional.

 Se trata de recorridos que personas disfrazadas de personajes fantásticos como la muerte, la catrina, el diablo, la llorona realizan por las principales calles, cuya ruta termina en el panteón de la comunidad.  En la capital, los habitantes acostumbran visitar los panteones más importantes, los cuales se llenan del humo  del copal, flores, veladoras y música sacra para ambientar la llegada de los “fieles difuntos”.

Bailes en la Cañada

En Huautla de Jiménez,  en la Cañada,  las festividades inician el 27 de octubre con la llegada de los Huehuentones: hombres de ropa blanca y  máscaras de anciano, quienes acuden al panteón a solicitar el permiso a las ánimas para iniciar la celebración que dura seis días.

 Los Huehuetones van danzando   alegremente de casa en casa al ritmo del tambor y la guitarra, la danza  se acompaña de cantos en mazateco; de acuerdo con los habitantes, este ritual representa la alegría de las ánimas por ser tan bien recibidas por los vivos.  La ofrenda   se caracteriza  por tener   platillos como el atole agrio, tamales de tesmoles y de frijol acompañados de mole.

Mixes, comida para las almas

Habitantes de San Pedro y San Pablo Ayutla, en la zona Mixe, viven la celebración  entre la espesa niebla y los bosques que rodean la zona. En es  común  que en las ofrendas  destaquen las flores de cempasúchil y mano de león,  veladoras, copal, naranjas, manzanas y guayabas, sin faltar los cigarros y tabaco de hoja. Las mujeres mixes destacan en la celebración, ya que son las madres y las abuelas quienes  preparan el maíz  para  elaborar los tradicionales tamales con el mismo amor que lo harían para sus familiares si estuvieran con vida.

Los diablos de la Costa

mm25102017008.jpg

Fiel a su espíritu alegre, en la Costa oaxaqueña la celebración de Día de Muertos es aún más colorida que en otras regiones; ahí la comunidad afro —asentada en la colindancia con Guerrero— lucha por conservar el misticismo  de la celebración, principalmente con la Danza de los Diablos, personajes  que bailando  recorren calles e   iglesias durante el día y  por las noches, lo hacen en el camposanto.

En Santa María Huazolotitlán se les reconoce el esfuerzo y los premian con bebidas e incluso dinero, lo que les permite mantener  sus instrumentos tradicionales: la arcuza, la charrasca y la armónica, utilizados para el baile de El Pancho y La Minga, principales personajes en la danza.

Istmo: nueve días de rezos

En la región del Istmo de Tehuantepec, particularmente en Juchitán, no se acostumbra visitar los panteones, son las casas las que se preparan con devoción para recibir a las ánimas. Este ritual prehispánico es nombrado por la comunidad zapoteca como “Xandú” —traducido al español como Santo—. Inicia nueve días antes de la llegada de las ánimas y las mujeres realizan los rezos por las noches, a fin de prepararles el camino.   El novenario se realiza previo al 30 de octubre, que es cuando se recibe a las almas grandes, y al día siguiente a las pequeñas. El ritual  es denominada “Xandu ya´a”, en el primer año de fallecimiento; para el segundo año se denomina “Xandu Gui´ropa”.

Mixteca recibe con campanas

En las iglesias de la región,  el 31 de octubre  al medio día, suenan las campanas para dar la bienvenida a las almas. El repique permanece durante gran parte del día para anunciar la llegada de los difuntos. Previo a los días “santos” se coloca la ofrenda con la fruta de temporada. No faltan las cañas, mandarinas y el dulce de calabaza. Los alimentos que se eligen  dependerán de lo que en vida le gustaba a los difuntos; no obstante, el platillo especial es un mole dulce especial para esta temporada.

La música viste la Cuenca

En la ofrenda que se coloca en los hogares hay cañas, palmas y matas de plátano originarias de la región.

Es común que  los cementerios cuenten con la presencia de tríos, mariachis y marimbas, por su cercanía a Veracruz, que amenizan la convivencia, así transcurre el día en el que la tristeza y melancolía, se unen a las risas que generan las anécdotas que se cuentan de las personas fallecidas, también se realizan un baile popular para celebrar la visita y el regreso de las almas.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo