Enviado por evelyn.velazquez en Mié, 11/10/2021 - 10:15
Pie para la foto de esta nota o para el vídeo relacionado.: 
Foto: Roselia Chaca
10/11/2021 10:15
Roselia Chaca

Chahuites.- Los integrantes de la comunidad LGBTTTIQ que integran la caravana migrante denunciaron que fueron atacados por personas encapuchadas mientras descansaban en la primera parada que realizaron en el territorio oaxaqueño.

Las personas de esta comunidad forman parte de la caravana migrante que descansa en Zanatepec, en su camino hacia la Ciudad de México; no obstante, también denunciaron una serie de actos discriminatorios y homofóbicos por parte de sus mismos compañeros de caravana, provenientes de Centroamérica y Sudamérica.

De acuerdo a la denuncia que realizaron mientras descansaban en el parque de la población de Chahuites, en la zona oriente del Istmo de Tehuantepec, la  joven Alejandra López, de Honduras, narró que fue atacada mientras dormía en la población de Los Corazones, agencia de Chahuites, la primera parada del trayecto en Oaxaca. 

Según lo relatado, fue un grupo de hombres vestidos de negro y encapuchados quienes la jalonearon intentando ingresarla a un vehículo, mientras golpeaban a otra de sus compañeras y el resto huía.

Artículo

El coordinador de Pueblos Unidos Migrantes, Irineo Mujica, acusó al gobierno federal mexicano de alentar la xenofobia entre las poblaciones por donde pasa la caravana

Pero este no es el primer ataque que han sufrido desde que partieron de Tapachula, hace 18 días, sufren incesantes actos de intimidación, agresiones y  discriminación por su preferencia sexual. 

Desde la quema de su bandera arcoíris hasta relegarlas durante la entrega de comida donada a la caravana por parte de organizaciones. Ante la situación se dijeron cansadas y decididas abandonar la travesía por lo difícil y peligroso.

“Estamos de verdad cansadas de tantos abusos a las compañeras, ayer casi se llevan a una mientras estábamos en Los Corazones, pero son reiteradas las agresiones, y pues ya no podemos seguir así. 

“Nunca creímos que iba a ser muy peligroso, que a nosotras nos iba ir peor que a los demás, prácticamente no contamos, somos fácil de atacar. Salí de mi país , Cuba, porque allá mi libertad era limitada, pero esta travesía es la peor que he tenido en mi vida, nunca antes había sufrido tanta violencia”, narró Juliana Matus, estilista de 55 años.

Los integrantes de esta comunidad pidieron la solidaridad de los integrantes de la comunidad muxe del Istmo de Tehuantepec, para recibir víveres o comida mientras transitan por el territorio.

Artículo

Según los organizadores, la caravana está integrada por 3 mil 500 personas, aunque el gobierno estatal reportó el ingreso de al menos mil 300 a la entidad