Joyería gastronómica, creaciones que exaltan la cultura zapoteca

Totopos, flores o huipiles de aretes, creaciones que dan identidad cultural
Fotos: Roselia Chaca / EL UNIVERSAL
08/01/2019
07:00
Roselia Chaca
Unión Hidalgo, Oaxaca
-A +A

Un día Pedro Hernández se topó con un libro con pasajes sobre la vida de Frida Kahlo, ahí leyó el encuentro que tuvo con Pablo Picasso y el regalo que éste le hizo de unos aretes en forma de manos.

La  anécdota lo inspiró a realizar su primer accesorio en forma de totopo, la tortilla de maíz típica de la región. Ese primer par de aretes lo obsequió, pero luego  comenzaron a preguntar por su venta y elaboración, ello lo motivó a producirlos para comerciarlos.

49913113_732601150443635_8100261930314235904_n.jpg

El joven artista, originario de Unión Hidalgo, comenzó a indagar algunos de los símbolos más representativos para las mujeres istmeñas. Así fue enlistando elementos como los totopos, flores bordadas, huipiles, tehuanitas, camarones, tortugas, colibríes y varios emblemas que exaltan la  cultura zapoteca.

Pablo eligió como materia prima  la pasta francesa, una especie de masa moldeable que tiene una gran calidad  para trabajar esculturas en un secado rápido,  explica. “Preparé  las plantillas, probé  alambres y argollas que fueran adecuados para este trabajo para poco a poco ir produciendo los primeros diseños que lanzamos a través de la redes sociales en  agosto de 2018”.

49454757_555649214904485_1432432882399313920_n.jpg

Para su asombro, fueron un éxito. Tanto las piezas tuvieron una gran demanda, teniendo que producir al día unos 20 juegos para cubrir los pedidos en la región y el país.

“Cada diseño se trabaja a mano, después el pintado es cuidadosamente realizado para hacer del producto una obra de calidad para el cliente. Son diseños totalmente istmeño hecho por manos y talento zapoteca”, dice Pedro.

Los accesorios fueron nombrados Bet´s, en honor a la esposa del diseñador, quien los entiende como una forma de resistencia a la identidad zapoteca.

49315603_207953430153608_2211188492719882240_n.jpg

Las piezas han sido lucidas por poetas, cantantes y  escritoras, y  se han exportado  hasta  Estados Unidos. Su costo es de 250 pesos, por un par de aretes y un dije.

Además de este proyecto Pedro ha promovido la lectura entre los niños creando un quiosco portátil,  un teatro para contar historias con títeres, así como la creación  de una orquesta infantil con materiales reciclados.

 

 

Comentarios