Aumenta producción de piña; baja el trabajo

Jornaleros de tercera edad ganan la mitad que los jóvenes; Oaxaca, segundo estado con mayor cosechas: Sagarpa
Compartir
Decenas de hombres se reúnen para ir a los campos de cultivo, la jornada laboral depende de llenar un camión de 20 toneladas. Si hay piña, la jornada es de cuatro horas, pero cuando es escasa se prolonga hasta ocho horas. (YURIDIANA SOSA / EL UNIVERSAL)
06/09/2017
02:13
Yuridiana Sosa
Loma Bonita, Oaxaca
-A +A

[email protected]

Los tiempos mozos para don Manuel Rivas pasaron, así como las jornadas generosas como cortador de piña en los campos de este municipio  al  norte del estado,  justo en los límites con Veracruz, conocido como la capital de la piña.

A sus 74 años de edad  aún es candidato para pizcar, aunque la paga para él y los hombres mayores de 60 años va de los 70 a los 200 pesos por jornada, casi la mitad de lo que ganan los hombres jóvenes.

Mientras la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) presume este año que la producción de piña va a la alza, y Oaxaca se coloca como el segundo estado con mayor volumen de cosechas el trabajo para los jornaleros es cada vez menor, debido al uso de tecnología en su proceso de producción, acusan los agricultores.

Para los habitantes de Loma Bonita, los meses de agosto y septiembre son considerados como temporada de “la guayaba” o “de la madre”, pues los tiempos de la piña y el trabajo en la comunidad se acabó, contrario a lo que ocurre de octubre a julio.

Sólo quienes tienen los recursos económicos siguen de largo el proceso de la piña, pues han comenzado con la siembra de las nuevas plantas o continúan con un segundo corte. En los meses “flojos”, los pobladores que dependen de este fruto deben comprarlo en Ciudad Isla, Veracruz, (a poco menos de 40 kilómetros) donde hay un centro de acopio, incluso con piña lomabonitense, a costos que van desde los 3 mil a los 13 mil pesos por tonelada del fruto de primer corte, y  el costo de la  “tercera” va de los 2 mil a los 5 mil pesos.

pinas_sec_10_49042578.jpg

Cortadores de oro

Las cuatro empresas empacadoras de piña en la comunidad están paradas, como don Manuel y Martín que pasan la temporada en las inmediaciones de la báscula en espera que un patrón requiera de sus servicios para trasbordar la piña de una camioneta a un camión de carga que  se encargará de llevar el producto a otro estado.

Desde hace 30 años, Martín Lavariega, originario de Loma Bonita, es jornalero. El hombre asume que a sus 64 años de edad ha pasado a la categoría de los trabajadores del segundo turno.

Cuando es buena temporada, relata, a las 16:00 horas del día decenas de hombres se reúnen en el centro y a orillas de la ciudad para trasladarse a los  campos de cultivo.

“Nosotros, los viejos, salimos a las ocho, pues aunque lleguemos temprano, sólo se llevan a los jóvenes”, indica el sonriente el hombre desde una banqueta cercana a las oficinas de la Unión Estatal de Productores de Piña de Oaxaca, la cual está cerrada y en aparente estado de abandono.

“Antes había más jale para nosotros, pero también la forma de producción nos ha dejado sin trabajo”, expresa don Manuel, de 74 años de edad.

Los canasteros -llamados así por ocupar un enorme cesto sobre sus espaldas, con un lienzo sujetado que pasa por la frente para depositar las piñas- también culpan a los nuevas formas de cultivar, usando la tecnología de quitarles trabajo, como a los tarpaleros, para limpiar las malezas durante la maduración del fruto.

La jornada laboral en el campo depende del tiempo que tarden en llenar una camión de 20 toneladas. Si hay piña, la jornada puede ser de cuatro horas, pero cuando es escasa se prolonga hasta  ocho horas.

¡Vámonos!, grita  un hombre que se dirige a prisa hacia un cargamento de piña. Detrás de él, otro hombre de 63 años atiende de inmediato el corto llamado.

Conforme la mañana transcurre, el calor es más intenso y el jugo de piña se vende como pan caliente.

Heredero de esta actividad económica que su familia ha mantenido por más de 30 años, el comerciante Nicolás Miranda reconoce que no es  buena temporada para el negocio, pero no pueden dejarlo.

El hombre explica que en tiempos de “la guayaba”, compra la piña en Ciudad Isla, Veracruz, en donde le venden el fruto de tercera en 5 mil pesos la tonelada, pero en el resto del año puede comprarlo entre los mil 800 y hasta en mil 500 en las parcelas de Loma Bonita.

Producción

De acuerdo con el Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) en el 2013 Oaxaca ocupó el segundo lugar en México por la mayor producción de piña Md2 y Cayena, con 107 mil 145 toneladas, por debajo de Veracruz con 542 mil 657 toneladas.  El municipio de Loma Bonita fue considerado como el más productivo de Oaxaca, ya que produjo 76 mil 156 toneladas de piña, seguido de Tuxtepec con una producción de 30 mil 510 toneladas.

Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Quintana Roo y Jalisco concentran 92.3% de la producción nacional de esta fruta, lo que equivale a 808 mil toneladas, aunque el cultivo de este producto se realiza en 12 estados, sobre una superficie estimada de 41 mil hectáreas.

La Sagarpa indicó que la producción de este cultivo representa una tendencia hacia el alza desde el año 2010, mismo que registró un mayor crecimiento en los últimos cuatro años.

Un reporte preliminar reciente elaborado por el SIAP indica que en el año  2010 se pasó de 702 mil toneladas  a más de 875 mil toneladas el año pasado.

Por su parte, Veracruz aporta el 64.9% del volumen nacional; Oaxaca, 12.8%; Tabasco, 6.2%; Quintana Roo, 4.6%, y Jalisco, 2.8%.

La producción total de piña tiene un valor comercial de alrededor de 2 mil 899 millones de pesos y un consumo anual per cápita en México de 6.3 kilogramos, de acuerdo con la Sagarpa.

Compartir

Comentarios