“Quiero ser la mujer de antes”, pide madre al borde de la muerte en Tuxtepec

Victoria pasa días sufriendo de mareos, dolores de cabeza, nausea, frío, depresión
Fotos: Yuridiana Sosa / EL UNIVERSAL
09/10/2018
01:27
Yuridiana Sosa
San Juan Bautista Tuxtepec, Oaxaca
-A +A

Consumida hasta los huesos por la diabetes, Victoria González siente morir. Su mayor preocupación son sus dos hijos menores de edad que padecen la pobreza en la que han sido orillados.

El calor del medio día comienza hacer estragos en la casa improvisada de paredes y techo de láminas oxidadas a orilla de un accidentado predio a orilla del río Papaloapan, hasta donde llegaron hace algunos meses como última opción luego de ser corridos por distintos arrendatarios por falta de pagos o conductas violentas del jefe de familia.

Sara, la hija mayor de 10 años de edad, prueba su primer bocado del día pasando las 13:00 horas, mientras que su madre, Victoria de 37 años de edad, la observa con tristeza desde el viejo sofá que le sirve de cama.

whatsapp_image_2018-10-09_at_12.30.42.jpeg

Desde el sillón, Victoria pasa días sufriendo de mareos, dolores de cabeza, nausea, frío, depresión. Sin fuerza para caminar, está en los huesos.

La última vez que recibió atención médica fue hace poco más de dos semanas en el Hospital Regional de Tuxtepec, en donde tras aplicarle suero le dieron de alta y le ordenaron realizarse de forma particular ultrasonido del riñón y un electrocardiograma, pero no cuenta con dinero, por eso no ha vuelto.

Victoria llora de desesperación, quiere ser la mujer de antes, gozar de salud y procurar a sus hijos, quienes desde hace dos años se vieron obligados a dejar la escuela, primero por falta de recursos y después porque Sara es la responsable de su cuidado.

whatsapp_image_2018-10-09_at_12.31.25.jpeg

Del padre de sus hijos, Victoria habla poco, por miedo. Sólo refiere que el hombre se lleva al hijo de ocho años para que lo acompañe en su jornada como mecánico eléctrico, del que obtienen ingresos que solo satisface el vicio de su alcoholismo.

De Victoria, Sara y el menor de ocho años, está al pendiente la abuela paterna, la señora Ernestina Benítez, quien le lleva alimento cada día, pero por falta de recursos no puede absorber los gastos totales de la familia y por miedo a su hijo no se atreve a llevárselos a su casa para que tengan una mejor vida.

Doña Ernestina ya buscó apoyo de la Fiscalía General del Estado, pero no han dado respuesta; también del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Tuxtepec, pero hacen caso omiso. La abuela se siente desesperada.

whatsapp_image_2018-10-09_at_12.31.07.jpeg

Victoria solo pide ayuda para vivir, superar el estado crítico en que la ha dejado la diabetes que padece dese hace ocho años, pero por la rutina del hogar nunca atendió con seriedad.

Comentarios