El amor en tiempos de crisis; sin fiesta pero felices

Julita y don Diego acuden desde hace 10 años al Monte de Piedad para “salir de apuros” ante algunas dificultades económicas
Compartir
Foto: Yuridiana Sosa
14/02/2018
05:56
Yuridiana Sosa
San Juan Bautista Tuxtepec, Oaxaca
-A +A

Entre deudas y sin fiesta, pero sí con amor, la historia entre Julita y don Diego concluyó el capítulo de la unión libre para iniciar una vida en legítimo matrimonio tras 11 años de relación.

Apenas acabaron la celebración civil realizada en las instalaciones del Registro Civil, en el centro de la ciudad de Tuxtepec, la pareja acudió de inmediato y si otro compromiso de por medio al Monte de Piedad para realizar el refrendo de una prenda.

“No habrá nada, no hay dinero, pero con estar casados, con eso basta”, refirió la mujer, a quien le era imposible evitar la sonrisa de felicidad por el enlace.

Ella, originaria de San Pedro Ixcatlán, y él de San Lucas Ojitlán, en la región de la Cuenca, la pareja de 46 y 55 años han formado una familia en el municipio de Tuxtepec. Su hija de nueve años de edad fue entre otros, de los motivos principales para que decidieran casarse y con esto legitimar el nacimiento de su pequeña.

Julita y don Diego acuden desde hace 10 años al Monte de Piedad para “salir de apuros” ante algunas dificultades económicas. El día de su boda no fue la excepción, pero esta vez fue para refrendar una cadena de oro, que esperan desempeñar pronto.

“Él me dijo vamos a casarnos. Pues vamos a casarnos, le dije”, detalla la recién casada.

Don Diego tampoco evita reconocer lo feliz que se siente, pues aunque no hay un festejo tradicional, a su familia le basta el paso que dieron para estar contentos.

A la pareja, ya conocida por el personal de la institución gubernamental --que también celebra los 85 años de fundación-- le otorgaron un sencillo pero significativo obsequio. 

Suben empeños en 2018

Por otra parte, en la delegación 04, Tuxtepec, el número de empeños durante “la cuesta de enero incremento respecto al mismo periodo en 2017, entre un 10 y 15 por ciento, indicó el gerente general de la sucursal en la región de la Cuenca, Omar Illescas Delgado.

Indicó que en el presente mes los empeños se mantienen, incluso –destacó- las prendas de un pignorante regresan al Monte de Piedad tras una semana de su desempeño.

Apuntó que con el transcurso de los meses el número de movimientos por empeños de alhajas ha disminuido ante la oferta que realizan en otras casas de empeño de la iniciativa privada, pues mientras el Monte de Piedad ofrece entre el 75 y 85 por ciento del valor de la prenda con un por ciento de intereses, en otras empresas otorgan prestamos hasta por 95 por ciento del valor, pero con intereses mayores.

 

 

Compartir

Comentarios