Yalam, app al rescate de lenguas indígenas

Cuatro universitarios crearon un sistema para teléfonos que traduce al español 16 idiomas nativos; buscan evitar su extinción
Para crear Yalam, los estudiantes destinaron 25 horas de programación a la semana, desde enero hasta octubre, explica el profesor Moisés Adrián Hernández Ruiz, quien ha sido el tutor del equipo en este proyecto. (MARIO MARTÍNEZ. EL UNIVERSAL)
24/10/2017
10:43
Lizbeth Flores
San Pablo Huixtepec, Oaxaca
-A +A

El interés por preservar las lenguas indígenas a través de las nuevas tecnologías motivó a cuatro estudiantes universitarios de Oaxaca para la creación de Yalam, una aplicación móvil diseñada para traducir del español a 16 idiomas nativos del estado.

El desarrollo y la programación tomaron alrededor de mil horas de trabajo. El resultado es una aplicación que muestra la riqueza lingüística de Oaxaca, la cual podrá descargarse desde un teléfono celular o tableta electrónica que cuente con el sistema operativo Android.

En mixteco, “Yalam” significa lengua. Específicamente en una variante perteneciente al municipio de Santiago Amoltepec, tierra natal de uno de sus creadores: Félix Pérez Velasco, de 22 años,   estudiante  de la Universidad Tecnológica de los Valles Centrales de Oaxaca (UTVCO), quien  junto con Clara López Galván, Gemma Yáñez Chávez y Richard Mendoza Hernández, todos alumnos del séptimo cuatrimestre de la carrera de Tecnologías de la Información, son autores de la app cuya construcción empezó  como un proyecto escolar con impacto social ante la situación de la desaparición de las lenguas maternas.

“Decidimos utilizar las tecnologías para aminorar la desaparición de las lenguas indígenas, fuimos a la comunidad de nuestro compañero y ahí convivimos con las personas, ellos nos platicaban que por  discriminación están olvidando su lengua”, dice Gemma. Esta aplicación tiene un catálogo de 640 palabras de 16 lenguas maternas  seccionadas en cuatro categorías con 40 palabras cada una.

Los nombres de las partes del cuerpo, elementos del hogar, animales o alimentos podrán ser traducidas al amuzgo de Xochixtlahuaca, al cuicateco del centro, al chatino oriental bajo, al chinanteco de Sochiapan, al chocholteco del sur, al chontal de Oaxaca bajo, al ixcateco de Santa María Ixcatlán, al huave del oeste, al mazateco del noreste, al mixteco del oeste alto, al mixe medio del oeste, al náhuatl, al triqui y al tzotzil del norte alto.

Los emprendedores se han enfrentado a la desaparición de varias lenguas, lo que se traduce en una casi extinción de sus hablantes; eso es lo que paso con el ixcateco, cuicateco, chontal y triqui.

Por otra parte están las lenguas que tienen  hasta 81 variantes como el mixteco, o 62, como el zapoteco. El proyecto se desarrolló en conjunto con el Centro de Estudios y Desarrollo de las Lenguas Indígenas de Oaxaca (Cedelio) para la verificación de la correcta pronunciación y escritura.  

“Nos interesó esa parte social porque las lenguas ya están por perderse, por eso nosotros decidimos intervenir de la mano de la tecnología, hoy en día la tecnología es lo que más gobierna al mundo, entonces decidimos apoyar lo social con la tecnología”, expresa Richard.

Aportación sin fines de lucro

Para Clara, Yalam es una oportunidad para que  niños, jóvenes y adultos conozcan las lenguas indígenas y reflexionen sobre la importancia de cuidar la cultura. Lo que inició como un trabajo escolar ahora esperan se convierta en una herramienta para la sensibilización lingüística con alcance mundial una vez que esté en el mercado digital de forma gratuita.

Las versiones para Android no tendrán ningún costo para los usuarios, pues  los creadores coinciden en que su aporte social es sin fines de lucro.

“No estamos viendo qué voy a ganar, jamás hemos visto esa parte, sino ¿qué podemos dar?, ¡ya es momento de aportar algo y no estar tomando algo ajeno y venderlo para nuestro propio beneficio!”, expresa Félix, quien ha visto directamente cómo se ha dejado de hablar su lengua materna en Santiago Amoltepec, municipio de la Sierra Sur.

Para crear Yalam se destinaron 25 horas de programación  a la semana, desde enero hasta octubre, explica el profesor Moisés Adrián Hernández Ruiz, quien ha sido el tutor del equipo en este proyecto.

Orgulloso del resultado, comparte que además del lanzamiento de la aplicación a finales de este mes, los jóvenes junto con otros tres equipos de la universidad representarán a Oaxaca en un congreso entre líderes universitarios llamado “CONIES 2017 Concurso Nacional de Innovación y Emprendimiento”, que tendrá lugar en  Guanajuato el próximo noviembre.

El objetivo de integrar las lenguas del país derivó luego de que el líder del equipo, Félix, presentara a Yalem en la Feria de las Lenguas Indígenas Nacional, organizado en agosto en la Ciudad de México por el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), y donde representó a la UTVCO, la universidad pública de Oaxaca, ubicada en   los Valles Centrales.

Esta aplicación, que también se diseñará para la versión IOS, es la primera en Oaxaca que contempla a las 16 lenguas maternas reconocidas en el estado. Oaxaca tiene 570 municipios,  en los que el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali)  reconoce más de 176 variantes lingüísticas, informó el presidente del Consejo Directivo del Centro Profesional Indígena de Asesoría y Traducción (Cepiadet), Tomás López Sarabia en entrevista. 

Oaxaca alberga el 48% de la diversidad lingüística de todo el país, de las 364 variantes reconocidas en México. Ante el riesgo de la desaparición de las lenguas, López Sarabia demandó al estado la generación de políticas de interculturalidad para que se respete a todos los pueblos indígenas que han vivido discriminación.

“Una política de interculturalidad en donde entendamos que no existe una lengua o una cultura  mejor que otra”, propuso el funcionario.

“No sólo se pierde la lengua, se pierde toda una forma de ver la vida, una forma de convivir entre las propias comunidades”, indicó el presidente del Cepiadet.

En Oaxaca, de las 16 lenguas indígenas reconocidas hay algunas como el ixcateco en riesgo de desaparición, sólo unas 12 personas aún lo hablan.

Comentarios