Advierten riesgo de apagones en el Corredor Interoceánico, si no se fortalece líneas de transmisión de electricidad

En 2019 CFE canceló nueva Línea de Transmisión Directa para eólicos, la cual serviría para evacuar hasta 3 mil de sus megawatts del Istmo al centro del país; esto limitó potencial para atraer inversión en el megaproyecto, señalan especialistas
Advierten riesgo de apagones en el Corredor Interoceánico, si no se fortalece líneas de transmisión de electricidad
Foto: Archivo EL UNIVERSAL
14/01/2021
12:14
Alberto López
Oaxaca
-A +A

Juchitán.—  Aunque tras el apagón del 28 de diciembre,  el gobierno federal ha asegurado que la Red Integrada de Transmisión  de Electricidad  está saturada, pues las administraciones pasadas entregaron permisos a privados para producir hasta 132 mil megawatts de energía, a principios de este  sexenio la propia Comisión Federal de Electricidad (CFE)  canceló la licitación de una nueva línea en Oaxaca, la que serviría para evacuar hasta 3 mil de esos megawatts.    

Se trata de la  primera Línea de Transmisión Directa (LTD) que saldría del Istmo de Tehuantepec hacia el centro del país, y  con  la  decisión de cancelarla, la CFE   frenó  la construcción de nuevos parques eólicos  y limitó el potencial para atraer la inversión e instalación  de empresas en el Corredor Interoceánico, advierten especialistas. 

El  Interoceánico es uno de los proyectos estratégicos impulsados por el gobierno del presidente András Manuel López Obrador para traer inversiones a la región del Istmo, donde actualmente  operan 24 parques eólicos que son  propiedad de 10 empresas mexicanas y extranjeras, los cuales en conjunto  generan 2 mil 500 megawatts.

La cancelación de esta  línea de transmisión de energía    fue ordenada por la CFE a finales   de  enero de 2019, apenas dos meses después del arranque del gobierno de la llamada Cuarta Transformación.  

Lee también: Anuncia Gobierno de Oaxaca inicio de obras de dos parques eólicos más en el Istmo

La LTD se  licitó en octubre de 2018, en los últimos meses de la administración de   Enrique  Peña Nieto,  y se construiría mediante un esquema de coinversión entre recursos públicos y privados. De acuerdo con dicha licitación, en  ese entonces su costo se valoró en mil 200 millones de dólares, y se proyectaba para  evacuar hasta 3 mil megawatts que generarían los nuevos parques eólicos, de los cuales dos  ya cuentan con permisos otorgados, pero están  detenidos. 

La Línea de Transmisión Directa  tendría 600 kilómetros de longitud, y contaría  con el respaldo de varias subestaciones que se construirían en, al menos, seis entidades del país. Nada se concretó. 

Para el consultor en energías renovables, Fernando Mimiaga Sosa, fue un error de parte de la CFE cancelar la licitación de la LTD, pues se ahuyentaron inversiones e, incluso, se puso en riesgo a otros proyectos como  el Corredor Interoceánico y parques eólicos. 

“La CFE le hizo un daño grave al país. El gobierno mexicano ahuyentó las inversiones privadas que se requieren en el sistema eléctrico nacional, no sólo para producir energías limpias, sino para respaldar el mantenimiento y modernización de las líneas de transmisión y de construcción de plantas”, argumenta el especialista.

Limitan potencial

eolicas_oaxaca_2.jpg

Foto: Archivo EL UNIVERSAL

Una fuente de las empresas eólicas instaladas en el Istmo, que pidió la reserva de su identidad por temor a represalias, recuerda que en 2008, la Comisión Reguladora de Energía (CRE), licitó una “minitemporada” para invitar a inversionistas a construir los parques eólicos. 

Las empresas Acciona, Iberdrola, EDF y la propia CFE aceptaron y desfogaron su producción de energía   desde la subestación Juchitán II, que en esos años aún tenía la capacidad de operar unos 500 mil megawatts.

Después llegó la primera temporada abierta, de 2013 a 2015, convocada por la CRE, que facilitó la construcción y operación de la mayoría de los 24 parques eólicos que  ahora funcionan en el Istmo de Tehuantepec, y que para evacuar los 2 mil 500 megawatts de energía que generan,  las empresas privadas financiaron la construcción de la Subestación Ixtepec Potencia, que requirió de  una inversión de 220 millones de dólares.

Aunque a partir de 2009 y hasta la fecha, en toda la línea de distribución de energía que conduce de la subestación Ixtepec a la de El Juile, Veracruz, no se han presentado apagones, pese a la intermitencia generada por los parques eólicos; tanto la fuente consultada como el consultor en energías renovables Fernando Mimiaga Sosa   coinciden en que la  cancelación de la LTD, limita las  posibilidades de producción y compra de energía.

Lee también: Interoceánico incluye 10 zonas de Bienestar, la primera a inaugurar será en Salina Cruz: Murat

Lo anterior, explican,  pues las sub estaciones Juchitán II e Ixtepec Potencia están saturadas. 

La Línea de Transmisión Directa, dice Mimiaga Sosa, que se contemplaba  de ida y vuelta, llevaría electricidad del Istmo de Tehuantepec al centro del país y viceversa, y hasta podría surtir de electricidad a las entidades del sureste. 

“Sin la LTD no hay posibilidades de que se construyan nuevos parques eólicos porque simple y sencillamente no habrá forma de evacuar la producción de electricidad prevista de 3  mil megawatts, correspondientes a la segunda temporada abierta”, explica. 

Ante ello, se pregunta qué ocurrirá con las grandes industrias que lleguen a establecer en el sur de Oaxaca para aprovechar las facilidades de logística que prevé otorgar el  Corredor Interoceánico, y sobre todo, de  dónde saldrá la electricidad para dichas  plantas. 

“Sabemos que están construyendo un gasoducto que facilitará  energía a los inversionistas, pero de todas formas habrá necesidad de construir más subestaciones y ampliar las líneas de transmisión”.

Por ello, el consultor advierte que para evitar apagones cuando arranquen las operaciones del Corredor Interoceánico, como el que ocurrió el pasado 28 de diciembre que  afectó a  más de 10 millones de usuarios en 12 entidades, incluida Oaxaca, la CFE debe fortalecer la línea de Ixtepec Potencia a El Juile, mediante la creación de un tercer circuito, que requerirá de unos 150 millones de dólares. 

“La CFE debe invertir en sus líneas y en su subestaciones, de lo contrario, la red eléctrica del país colapsará”, adelanta.

La comisión  es consciente. Según comunicado,   sabe que en un futuro  se duplicará la capacidad de generación de electricidad, lo que aumentará el riesgo de colapso, pero en lugar de  invertir en fortalecer la red de transmisión, pretende que el Centro Nacional de Control de Energía  obligue a  entes privados a reducir su producción.  

 Y ante quienes aseguran que la CFE debe invertir en reforzar sus líneas de transmisión, Manuel Bartlett Díaz, su director general, dice que se ha hecho, pero que por “el otorgamiento indiscriminado y sin planeación de algunos permisos de generación intermitente [renovable] se tendrían que crear sistemas dedicados exclusivamente a la evacuación de esa energía”, justo como que el que  se licitaría en el Istmo y la CFE canceló.

Comentarios