Mexicana lleva historia de abuso sexual a los BAFTA y a Shanghai

Sandra realizó un corto donde explora la gravedad del abuso infantil. La creadora, oriunda de la CDMX, considera a Oaxaca su segunda tierra
Foto: Especial
06/06/2019
03:10
Christian Jiménez
Oaxaca de Juárez, Oax.-
-A +A

La  decisión de explorar la problemática que enfrentan las niñas y  niños víctimas de abuso sexual le valió  a   Sandra Reynoso Estrada, cineasta de 34 años,  convertirse en la única directora latinoamericana nominada a los premios BAFTA 2019, en la categoría Live Action.

 La postulación, dice, ha tomado por sorpresa a esta  joven realizadora, que, aunque nacida en la Ciudad de México, ha vivido en Oaxaca por largos periodos y la considera  su segunda tierra.

 “Videotape” es el nombre del cortometraje de  23 minutos  que le valió la nominación, en el que narra la historia de dos niñas, de 10 y 13 años, que se enfrentan al  horror del abuso sexual cuando una de ellas es agredida por su tío.

  “Lo que yo intento contar es la historia que viven miles de niñas y niños... la historia ocurre en los años 90, cuando suceden muchos acontecimientos políticos y sociales, en medio de la crisis”, explica Sandra en entrevista con EL UNIVERSAL.

La historia gira en torno a la víctima y su amiga, quienes buscan vengarse por el abuso que la menor de ellas sufrió a manos de su tío, pero al final deben replantear su plan de venganza. La cinta también está nominada al Ariel 2019  y  es parte de la selección del  festival de Cine de Shanghai.

 Reflejo de la realidad. Sandra dice que la semilla de su  trabajo surgió  durante su formación en el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) en la Ciudad de México. Posteriormente, dice, la idea germinó y floreció.

“Para mí es muy importante hablar del abuso sexual, es un delito muy grave y atroz. Algo que transgrede el mundo de   las víctimas y las afecta de  por vida. Un tema del que se  habla muy poco, pues sólo uno de cada 100 casos se denuncia; como los agresores están en el núcleo familiar, es muy fácil cometerlo en contra de los niños”, agrega.

Como parte de los datos de la investigación  para realizar el cortometraje, Sandra encontró que en 2015, cuando arrancó   el proyecto, México se encontraba en el tercer lugar del mundo por abuso sexual infantil; actualmente, el país ocupa el primer lugar tanto de abuso sexual infantil, como de  consumo de pornografía infantil.

Fue esta realidad la que llevó a   la joven directora y productora a  visibilizar este delito y coadyuvar a través del cine a frenarlo.

Larga producción. Para crear los 23 minutos en los que “Videotape” aborda la historia de las dos niñas se requirió un trabajo de más de dos  año de su concepción inicial. Para realizar  el guión se necesitaron  aproximado seis meses,  para el rodaje se requirieron 13 días y  la posproducción exigió un proceso que tomó seis meses más.

En la culminación del filme  colaboraron alrededor de 80 personas, incluyendo un diseñador sonoro de origen oaxaqueño.  Además, se emplearon recursos personales y el equipo  tuvo que recurrir a opciones como préstamos y renta de equipo profesional de filmación para lograr su objetivo.

“Videotape” fue exhibida por primera vez en el Festival de Cine de Morelia de 2018 y desde entonces  ha estado en otros festivales a nivel nacional. En víspera de su estreno a nivel internacional, que sucederá en el Festival de Cine de Shanghai, Sandra confiesa  que no esperaba sus nominaciones.

En el caso de los premios Ariel, la cinta competirá con otros cuatro cortos, uno de ellos realizado por los hijos del director, productor y escritor, Guillermo Arriaga. “Espero que nos vaya bien... independientemente del resultado, es un gran honor estar nominada”, dice esta oaxaqueña adoptiva.

Comentarios