Sin atención, discapacidad intelectual infantil

Experta asegura que a México le urge capacitar a los maestros para que puedan atender a los menores de edad que presentan algún tipo de afectación cognitiva

Ingrid Morales Bruner, directora de Cedar Valley School, señala que los niños van siendo excluidos, y llegan a sentirse tontos o que no pueden, y son pequeños con mucho potencial. (JUAN CARLOS REYES)
Sociedad 07/11/2017 11:15 Perla Miranda Actualizada 11:15

A México le urge capacitar a los maestros para que tengan herramientas y habilidades para atender a niños que presentan algún tipo de discapacidad intelectual, aseguró Ingrid Morales Bruner, directora de Cedar Valley School, colegio que tiene como objetivo ayudar a quienes les cuesta mucho trabajo aprender y en donde toda la plantilla de profesores está especializada en algún tipo de terapia.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la también sicóloga señaló que la falta de formación en los cuerpos docentes no distingue entre lo público y lo privado y exhorta a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que sea más abierta respecto a la inclusión de otros profesionales de la educación. “Es lamentable que para entrar al ámbito público uno deba ser maestro normalista, tener un Ceneval, que sicólogas o pedagogas no puedan ser maestras de grupo por no cumplir con estos requisitos a pesar de que tengan una mejor formación”.

En palabras de Ingrid, Cedar Valley School es la primera escuela en el país que atiende a niños con problemas de neurodesarrollo de una manera personalizada. Existen 35 maestras para atender a 60 menores de edad. “Nuestra plantilla es muy amplia para la cantidad de niños, porque tenemos a las maestras que llevan los contenidos de la SEP y luego damos talleres en donde se trabaja con cada uno de los pequeños, específicamente en las habilidades que hay que desarrollar”.

Mencionó que esta escuela es una opción para las personas que tienen problemas con lectoescritura o en la parte matemática, “para niños que necesitan estar todo el tiempo con mucha estimulación, trabajando con terapeutas por la tarde, que deben ir al neurólogo y tomar medicamentos”.

La experta indicó que en el sistema educativo actual, sí hay inclusión pero a medias, porque usualmente las profesoras de grupo necesitan de un apoyo conocido como “sombra” que se encarga de cuidar y atender a quien presenta alguna discapacidad. “Estos niños van siendo excluidos, y llegan a sentirse tontos o que no pueden, y son pequeños con mucho potencial”.

En Cedar Valley se trabaja de manera integral, cada clase tiene una intervención terapéutica y se incluyen los temarios que marca la SEP, pero la directora apunta que van al ritmo del menor de edad. “Ellos van a llegar a donde tengan que hacerlo, pero con tiempo, con herramientas y con las personas indicadas que puedan ayudar a esos niños a sacar todos sus procesos”.

Especialización que marca la diferencia

Los 35 maestros de Cedar Valley son terapeutas y trabajan en equipo para poder aportar algo nuevo en cada uno de los niños, si un menor de edad tiene problemas motrices, se le apoya con psicomotricidad, si necesita apoyo en el lenguaje es donde más herramientas se le brindan.

“Todos nuestros niños tienen picos, sobresalen en algunas cosas y en otras su nivel está muy bajito, el objetivo es que estas áreas altas las potencialicemos y sean su guía en un futuro y las bajitas las vamos a dejar en un nivel promedio para que vayan siendo niños más funcionales”, explica.

En esta escuela se priorizan las emociones, algunos llegan “muy dañados” porque en otros colegios los hicieron sentir mal o porque la familia está muy estresada.

o_18_52_51952198.jpg

Formar niños felices

Ingrid Morales revela que hay niños que llegan con pocos deseos de aprender, a los que es necesario enseñarles a autoregularse para evitar frustraciones y enojos que incluso pueden llegar a los golpes.

“Nuestra tarea es que se sientan seguros para formar niños felices, porque un niño feliz es un adulto exitoso, si tenemos niños frustrados no sabrán qué hacer con su tiempo”, comenta.

La parte lúdica es fundamental para atender a los alumnos de este colegio, las matemáticas se aprenden jugando; en la lectoescritura, además de leerles cuentos se hacen representaciones de estos para que además aprendan a realizar cosas cotidianas de la vida.

“Por ejemplo, si en un cuento una familia de osos prepara agua de limón, los niños aprenden a hacer agua de limón, vamos organizando su pensamiento, que sepan que paso va primero, como exprimir los limones, después echar azúcar, así ellos pueden hacer estas actividades de mejor manera”.

Cedar Valley sólo es nivel primaria, su objetivo es que cuando los estudiantes egresen sean capaces de ingresar a una secundaria y puedan resolver las diferentes asignaturas además de tener un criterio propio, realizar trabajos en equipo y tengan bases sólidas en español y matemáticas, “que son las habilidades más importantes para nosotros porque son las que se usan a lo largo de toda nuestra educación”.

Este centro de estudios es joven, hace ocho años inició dando clases a cinco niños y en su séptimo ciclo escolar atendió a 60 menores de edad.

Ingrid Morales asegura que por el momento no hay planes de expandir este proyecto, prefieren consolidar la educación primaria y tener generaciones exitosas. “No pensamos en expandirnos porque nos tendríamos que partir y estos niños lo que necesitan es mucha atención, sostén, no podríamos estar en muchos lados porque entonces perderíamos nuestra calidad”.

Comentó que Cedar Valley busca ser una certeza de apoyo, “siempre entramos a las familias como una apuesta porque no somos dioses, pero vamos a ver qué necesita el niño, vamos a hablar con honestidad, ver si hay mejoría, de lo contrario decírselo a los padres de familia para saber si se requiere de un genetista, si es necesario mandarlos de nuevo al neurólogo tenemos que dar seguimientos muy precisos a los pequeños para que  sea más fácil para un médico evaluarlos”.

Inclusión inaccesible

Pese a que Cedar Valley cuenta con planes de becas que pide la SEP, además de ofrecer facilidades de pago y negociar con los padres de familia, es una escuela con costos elevados, la cuota de inscripción y mensualidad oscila entre los 15 y 20 mil pesos.

La directora de la escuela resaltó que a nivel público sí existen centros de apoyo para estos menores de edad, y terapeutas que trabajan en consulta privada que se ajustan a los diferentes presupuestos.

La sicóloga reiteró que  la solución para poder atender a niños con discapacidad intelectual está en la capacitación, que un maestro sea capaz de distinguir cuando un alumno tiene algún problema, “es indispensable que los profesores cuenten con estrategias,  es muy triste que a veces los docentes no sepan ni qué es déficit de atención, falta mucha especialización para poder meterse a la parte clínica de los niños”.

Para Ingrid, “cada niño es un reto tenemos que ser súper éticos y profesionales con cada uno de ellos, entender cuáles son sus capacidades y definir la línea de acción, hay quienes tienen

Temas Relacionados
Discapacidad intelectual SEP niñez

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo