Pensé que moriría en el sismo, mi corazón no deja de latir, dice Hortencia

La mujer de 82 años que vive a media hora de Pinotepa Nacional, Oaxaca, donde ayer fue el epicentro del sismo de 7.2 grados, relata que no pudo dormir porque no deja de temblar y sólo esperan un nuevo temblor

Hortencia estaba sentada en una pequeña silla afuera de su casa, cuando empezó el movimiento telúrico, por lo que se levantó lo más rápido que pudo y corrió a abrazar un árbol. FOTO: Edwin Hernández / EL UNIVERSAL
Sociedad 17/02/2018 10:54 Notimex Ciudad de México Actualizada 10:54

Hortencia Vázquez es una mujer de 82 años que vive a media hora de Pinotepa Nacional, Oaxaca, lugar del epicentro del sismo de magnitud 7.2 que este viernes sacudió al país y que dejó varias afectaciones, sobre todo en la entidad.

Este sábado, la mujer indígena amaneció con miedo, pues dice que después del temblor "mi corazón no deja de latir fuerte".

"No pude dormir toda la noche porque no deja de temblar, estamos esperando a ver a qué hora tiembla otra vez", dijo la mujer que ha vivido ya varios sismos fuertes registrados en la costa de Oaxaca.

La tarde de ayer, a las 17:39 horas, Hortencia estaba sentada en una pequeña silla afuera de su casa ubicada en el municipio de San Pedro Jicayán cuando empezó el movimiento telúrico, se levantó lo más rápido que pudo y corrió a abrazar un árbol que tenía en frente.

La octogenaria sentía cómo el sismo, que "duró mucho", se intensificaba, lo que provocó que las lágrimas se le salieran, pues pensó que no iba a sobrevivir, toda vez que los recientes sismos no habían sido tan intensos.

La mujer indígena oaxaqueña cuidaba a nieto José Luis, quien dormía dentro de la vivienda pero que el sismo lo despertó y salió con su abuela para tomarla de la mano para llevársela del árbol a un lugar más seguro.

Afortunadamente, la casa donde viven no sufrió daños, más no así la casa de uno de sus hijos, la cual tuvo severas afectaciones y ya no podrá ser habitada.

Hortencia lamenta que muchas personas de su comunidad, que tenían casas de adobe y con techo de tejas, también sufrieron muchos daños y ahora esas personas no tendrán dónde vivir.

Graciela Marcelo, hija de Hortencia, también resiente la taquicardia que le provocó el movimiento de tierra pero pese al miedo, se dirige a la casa de sus hermanos para constatar los daños.

Al momento del sismo, la mujer de 50 años se encontraba en casa de unos vecinos pero asegura que el temblor fue tan fuerte que ni siquiera le permitió buscar un lugar seguro. En cuanto la percepción del sismo fue menor, Graciela acudió a casa de su madre para verificar el estado de su progenitora y de su hijo.

Los habitantes de este municipio durmieron a afuera de sus casas, pues el miedo fue más grande que el frío; la mayoría no pudo cerrar los ojos durante toda la noche.

ahc

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo