Con trueques y tandas, oaxaqueñas crean redes solidarias para enfrentar la pandemia

Intercambian productos y servicios, la mayoría que ellas mismas elaboran; esta actividad, aseguran, les ayuda a superar crisis económica
Con trueques y tandas, oaxaqueñas crean redes solidarias para enfrentar la pandemia
Foto: Cortesía
17/10/2020
11:16
Christian Jiménez
-A +A

Oaxaca de Juárez.— En medio de la crisis que ha desatado la emergencia sanitaria por Covid-19 en Oaxaca, mujeres se organizan en grupos para realizar el intercambio de bienes o servicios bajo el sistema de trueque o tanda con el fin de crear redes de ayuda que les permitan superarla.

Carolina Rocío García explica que, a raíz de la pandemia, el trueque se ha vuelto una opción cada vez más viable para las mujeres que llevan las riendas de hogares con o sin hijos, pues en muchos casos la emergencia sanitaria causó crisis económicas en las familias, afectando significativamente su poder adquisitivo.

Ella participa desde hace ocho años en actividades de trueque, y recuerda que la primera vez fue por invitación de algunas amigas, quienes tuvieron la iniciativa de intercambiar diversos productos en el centro de la ciudad.

El ejercicio se ha replicado a lo largo del tiempo, no obstante, ante la pandemia y la imposibilidad de reunirse en espacios físicos, las redes sociales han sido una herramienta esencial en los acuerdos que suscriben grupos de mujeres.

Recuerda que, a pesar de la pandemia, ellas pactaron reunirse cada sábado a intercambiar bienes y servicios.

whatsapp_image_2020-10-17_at_10.40.37.jpeg

Foto: Cortesía

En esas reuniones iniciaron la modalidad de tanda-trueque, la cual funciona como una tanda tradicional, repartiendo números entre las participantes, para intercambiar por bienes (generalmente alimentos), equivalentes a un monto específico.

Carolina, por su parte, desde hace varios años es vegana, además, busca aminorar la generación de basura y evitar comprar a grandes empresas, impulsando así, la economía circular, pues intercambia productos de limpieza, ropa y alimentos con mujeres que lo producen.

Las tandas funcionan con 10 números y aportaciones semanales de 100 pesos, para que al final, cada participante reciba lo equivalente a mil pesos cuando toque su turno. Desde el inicio de la pandemia en la entidad, Carolina ha participado en unas seis tandas-trueque.

La dinámica del trueque consiste en reunir el número de participantes en la tanda, mismos que se sortean para saber el orden de a quién le toca “cobrar” primero.

A esa persona los participantes le ofrecen los productos disponibles que cubran la cuota semanal. Éstos se entregan en puntos acordados en el centro de la ciudad, cada viernes.

El beneficio del trueque, precisa Carolina, no es sólo económico y social, sino también permite el empoderamiento femenino y la eliminación de la violencia que ha marcado históricamente a las mujeres, quienes con el paso del tiempo se han visto obligadas a generar sus propios ingresos.

whatsapp_image_2020-10-17_at_10.40.37_3.jpeg

Foto: Cortesía

No obstante, la activista precisa que a la par de los ejercicios donde ella ha participado, suceden otros, organizados por más mujeres, quienes se agrupan para intercambiar todo tipo de productos, que van desde ropa o alimentos, hasta clases de manejo o tatuajes.

“Es una actividad colectiva y es algo que cualquier persona puede hacer. Lo único que necesitas es juntar a tu grupo y establecer las condiciones para su funcionamiento”, acota. A la par de las tandas que organizan las productoras, hay otras organizadas por madres, prestadoras de servicios, pequeñas productoras, y más mujeres involucradas que suceden de manera simultánea.

En los últimos ocho años, Carolina ha estado estudiando corrientes progresistas y practicando activismo feminista, lo que la ha llevado a conocer mujeres afines a ella que se interesan por la autosuficiencia, la autogestión y la soberanía alimentaria, quienes buscan generar sus propios medios de subsistencia, para hacer frente a las situaciones económicas críticas.

De esta manera, la participación femenina en estas actividades, sostiene Carolina, permite visibilizar la disposición de las mujeres en desarrollar formas de organización horizontales, que permiten la existencia de redes solidarias como las que se tejen a través del trueque.

Y es que las mujeres, dices, con el paso de los años han aprendido a administrar sus bienes y dinero para hacerlo rendir, reciclar y tener conciencia ambiental, lo que corresponde a la visión que se comparte en los grupos de trueque.

whatsapp_image_2020-10-17_at_10.40.37_4.jpeg

Foto: Cortesía

En los trueques, los productos que más se intercambian son alimentos, muchos de éstos de origen vegano, permitiendo así la integración de las mujeres con este estilo de vida.

“La pandemia nos hizo voltear hacia lo más elemental como la alimentación, sin embargo, también hay tandas donde se intercambian productos o servicios que no son de primera necesidad y que, en este momento, por la situación económica, no podemos comprar”, apunta.

En los últimos seis meses, el interés de participar en trueques ha creciendo, "sobre todo con la participación de mujeres que decidieron producir cosas tras perder su trabajo, o dedicarse a la producción y abandonar sus empleos”, señala.

El beneficio del trueque, precisa Carolina, no es sólo económico y social, sino también permite el empoderamiento femenino y la eliminación de la violencia económica que ha marcado históricamente a las mujeres, quienes con el paso del tiempo se han visto obligadas a generar sus propios bienes para no sufrir ese tipo de violencia.

Asimismo, los productos que intercambian están hechos con materia prima que se genera en huertos urbanos o de forma casera, propiciando así una mejora en el sistema de alimentación familiar y abonando a la salud de las familias, sobre todo de los niños que forman parte de las familias que deciden sumarse a las iniciativas de trueque.

Comentarios