Sin Guelaguetza, se apaga la Feria de la Tlayuda; mujeres lamentan pérdidas en su economía

La suspensión de la celebración afectó a decenas de mujeres dedicadas a la elaboración de esta tradicional tortilla y la posibilidad de obtener recursos económicos para su ya raquítica economía

Sin Guelaguetza, se apaga la Feria de la Tlayuda; mujeres lamentan pérdidas en su economía
Foto: Juan Carlos Zavala
Sociedad 20/07/2020 11:26 Juan Carlos Zavala Oaxaca Actualizada 15:58

Por primera vez en nueve años, la Feria de la Tlayuda que se realiza en San Antonio de la Cal, municipio conurbado a la ciudad de Oaxaca, se cancela a causa de la pandemia por el coronavirus.

La suspensión de la celebración, establecida en el marco de la festividad de la Guelaguetza,  también cancelada,  afectó a decenas de mujeres dedicadas a la elaboración de esta tradicional tortilla y  la posibilidad de obtener recursos económicos para su ya raquítica economía.

Lee también: "Guelaguetza virtual es algo excepcional, pero nos hace pensar más en nuestra identidad"

Mercedes Jiménez aprendió de sus abuelas el proceso para la producción de tortillas a los seis años de edad y, desde entonces, es su única actividad económica y la cual la ayudado a mantenerse como madre soltera. 

Hoy, Mercedes tiene 75 años de edad y es una de las mujeres más longevas de este municipio que aún se dedica a la elaboración de la tlayuda.

“Yo tengo 75 años, a los seis años empecé a hacer tortilla a mano, a cargar nixtamal hasta Xoxo (...)  Molíamos con metate y ahorita todavía lo hago”, recuerda Mercedes.

Para ella, la cancelación de la Feria de la Tlayuda es perder la única oportunidad del año de obtener un buen ingreso económico, a diferencia del que gana diariamente y que apenas les alcanza para vivir al día.

Trabajo agotador 

whatsapp_image_2020-07-20_at_10.47.56.jpeg

Foto: Juan Carlos Zavala

Todos los días, Mercedes Jiménez se levanta a las tres de la mañana para llevar el nixtamal al molino y luego regresar a su casa para iniciar con la producción de las tortillas. Esta labor concluye entre las cinco y seis de la tarde, luego debe continuar con la limpieza y preparar todo para la cocción del maíz que se usará en la siguiente jornada.

Cada día, elabora 400 tortillas que  vende  a tres pesos cada una; una venta que genera mil 200 pesos, pero para la que  invirtió unos de mil pesos, con la compra del maíz,  la leña y el agua potable.

“Me gano lo que se gana un hombre (...) si mis tortillas se venden a tres pesos  me gano mil 200 al día. Yo lo trabajo, yo tengo tantos años de trabajar, se hacer tortillas de mano. Usamos mil litros de agua que  lleva un bulto de maíz. Nosotros gastamos, si compramos el maíz y todos los ingredientes, aproximadamente mil pesos y ya de lo que nos deja vamos comiendo, nos deja poquito pero ahí vamos al día.

“No vamos a decir que vamos a comer carne, porque no hay para carne, pero comemos frijoles con tortilla, para sacar los hijos a la escuela, porque no alcanza”, relata.

El trabajo de más de 15 horas apenas le genera a Mercedes   unos 200 pesos diarios de ganancia. Aun así, su actividad dedicada a la elaboración de tlayudas desde pequeña y que le ha permitido sostenerse como madre soltera, la llena de orgullo. 

Su especialidad le ha permitido conocer otros lugares del país e incluso, enseñar a otras mujeres en otros municipios de Oaxaca.

Aún joven, cuenta, fue a Tlaxiaco, a Huajuapan de León y a municipios de la Sierra Juárez para hacer una demostración y enseñar cómo se elaboran las tortillas grandes; esto, afirma, lo hizo sin recibir pago alguno.

"Yo fui, no me pagaron, porque quiero que la gente no se muera de hambre; que, aunque sea una tortilla con frijoles, que es lo que nos vamos a comer diario”, dice.

Hasta ahora, menciona, las autoridades municipales no les han informado porqué se canceló la Feria de la Tlayuda y únicamente ha escuchado rumores que por el Covid; sin embargo, opina que no debería ser un problema porque siempre lavan bien las verduras que elaboran en la preparación de los alimentos, además de que tienen bien aseados sus locales.

Del mismo modo, apunta que son las mujeres quienes prácticamente corren con todos los gastos para la realización de la feria, porque el Ayuntamiento de San Antonio de la Cal les cobra 5 mil pesos por derecho de piso y son ellas quienes gastan en la construcción de los stands: “Compramos lámina, madera, clavos, alambre, todo, porque la autoridad no nos echa la mano”, señala.

Mercedes Jiménez insiste en que debe realizarse la Feria de la Tlayuda y anuncia que, “por su propia voluntad”, la llevará a cabo en una casa particular e invitará a toda la región o hasta donde alcance su voz.

“Pierde uno un buen ingreso con la cancelación de la feria (...) por eso, nosotros queremos que se haga la Guelaguetza, así  salimos adelante porque  nos fuimos hasta el suelo. Dicen que es por el Covid, pero tenemos aseado, lavamos las verduras con el líquido; la pasta de frijol la hacemos con nuestras manos”, destaca la experta en el maíz.

Asimismo, aprovecha para denunciar que las mujeres de San Antonio de la Cal que se dedican a la elaboración de  tlayudas no reciben ningún tipo de apoyo del gobierno, por eso le ruega al presidente  Andrés Manuel López Obrador que apoye a la gente humilde de su localidad.

Temas Relacionados
Feria de la Tlayuda Guelaguetza

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo