El Quijote oaxaqueño que impulsa la reforestación

Desde hace tres meses Isaac García se ha dedicado a reforestar un área erosionada para crear un parque
En el terreno conocido como "El Palenque", florece el primer parque natural de la entidad impulsado por Isaac García Jiménez y sin el uso de recursos gubernamentales. Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL
26/08/2018
12:58
Christian Jiménez
San Agustín de las Juntas, Oaxaca
-A +A

Desde hace tres meses, Isaac García Juárez se dedica a plantar árboles. A diario acude a lo que hasta hace poco fue un terreno erosionado de un kilómetro cuadrado. Una vez ahí, dedica hasta cuatro horas de su día a reforestar una zona ocupada anteriormente para el pastoreo de animales. En una sola jornada ha llegado a plantar 40 ejemplares.

Gracias a su esfuerzo, ahora en este pedazo de tierra conocido como El Palenque  florece el  primer parque natural en la entidad creado sin el uso de recursos gubernamentales. Isaac es el presidente del Comité de Ecología de San Agustín de las Juntas,  ubicado a tan sólo siete kilómetros de la capital de Oaxaca, y  fue él  quien tuvo la idea de iniciar el proyecto.

La iniciativa de convertir en un parque esta loma muerta, donde se ubica una secundaria inconclusa desde hace cinco años y donde la Comisión para las Zonas Áridas abandonó el proyecto de una presa que se secó tras  los sismos de septiembre de 2017, es sólo uno de los ejes del Plan de Desarrollo Municipal en Materia de Ecología que Isaac presentó al cabildo de la actual administración.

Dicho plan prevé una “ola verde” para transformar  el estilo de vida de la población. Sólo existe un detalle: no hay  partida presupuestal para dichos fines. De hecho, tampoco Isaac recibe un salario, pues en San Agustín las autoridades se eligen mediante usos y costumbres, por lo que el cargo que desempeña es obligatorio, por ser oriundo de Mitla y no del municipio.

mm17082018002.jpg

“Al principio, parecía irrealizable, yo empecé como integrante del comité y tras la renuncia de su  presidente, por la falta de recursos para los proyectos, quedé al frente”, señala.

Pese a ese primer obstáculo, Isaac se ha dado a la tarea de materializar sus propuestas verdes. Por ejemplo, consiguió  bajo préstamo una jaula contenedora de basura para que las personas pudieran clasificar sus desechos: en un lado el PET y en otro  el cartón.

“No podemos hacer que la gente barra sus calles y separe su basura, si no damos el ejemplo. Así que los primeros que fuimos educados, fuimos los funcionarios”, relata. El siguiente paso fue cambiar el carácter del Comité de Ecología que antes sólo funcionaba como  órgano fiscalizador.

Si alguien cortaba una rama de algún árbol sin permiso se hacía acreedor a una multa de hasta 4 mil pesos;  los permisos costaban mil 500 pesos para los fuereños y  600 a 800 para un vecino originario de otra población.

mm17082018003.jpg

Con la llegada de Isaac eso cambió.  En una  reunión de cabildo se acordó suspender las multas y en su lugar  se comenzó  a pedir de cinco a 10 árboles para plantar, que son los que están transformando El Palenque.

Además, también las multas económicas que se han impuesto a empresas, como una gasolinera que  derribó árboles sin permiso, han sido empleadas para quitar especímenes, cuya vida útil ya caducó y para  reemplazarlos por ejemplares nuevos.

“La idea fue plantar  una pequeña cortina de árboles que brindaran tejido reticular y con el paso del tiempo puedan evitar que se desborde la presa”, explica el funcionario municipal. La plantación  inició el 28 de mayo de este año y es realizada sólo  por García Juárez y su hija de 15 años. Poco a poco, otros vecinos se fueron sumando a las tareas  en los terrenos erosionados.

Isaac reseña que la zona que se está rescatando  ya está cubriéndose  de  árboles jóvenes que crecen rodeando la presa que no se concluyó. 

mm17082018005.jpg

 “La creación del parque natural es parte del plan, pues hasta hace meses, sólo decoraban nuestro municipio  bolsas de basura y heces de perro. Lo más importante es que se está haciendo con donativos en especie, sin recursos públicos”.

Su iniciativa es vital, sobre todo si se considera que Oaxaca tiene una tasa de deforestación de entre 30 mil y 35 mil hectáreas al año y un extensión erosionada de 1.9 millones de hectáreas, según la Semarnat.

Luchando contra un gigante

En agosto pasado, el gobierno de San Agustín de las Juntas  autorizó la construcción de una sucursal de Aurrera, parte de la cadena internacional Walmart, por esta obra se  deforestó una gran extensión de tierra y  se derribaron 80 árboles, además de no  emplear a transportistas de la comunidad. El municipio, por iniciativa de Ecología, acordó multar a la empresa por un millón 400 mil pesos en especie.

La negociación le correspondió a Isaac. Explicó a la constructora que, por el sistema normativo que rige a la comunidad,  50% del contrato colectivo de trabajo debía ser asignado a transportistas de la zona. Además, se pidió una multa en especie de mil árboles, de los cuales sólo se entregaron 600;  una sanción económica de 33 mil pesos y los escombros de las obras.

mm17082018007.jpg

Adicionalmente, se pidieron cuatro camiones compactadores de basura, pero la empresa sólo entregó uno. Algunos de los árboles arrancados por la transnacional  fueron rescatados y trasplantados en  El Palenque, mientras que  los escombros se usaron como tierra de cultivo.

Plantado constante

Desde diciembre, cuando Walmart entregó los árboles, al 30 de junio, se han plantado mil 270 ejemplares. “Los empecé a plantar solo, pero poco a poco las personas que me veían y preguntaban sobre el proyecto se fueron sumando a las tareas… de forma impresionante incluso, hasta personas de la tercera edad han apoyado después de conocer la idea de crear un parque público natural”, dice.

Sin embargo, de las más de 9 mil personas que habitan el municipio, menos de  10 son las que  han solidarizado con la causa. Por el contrario, en las visitas diarias que el representante del comité realiza a la zona ha notado que muchos árboles han sido arrancados, o dañados por visitantes del lugar.

Aunque en el principio el cabildo se mostraba reticente a aceptar el proyecto, al notar la viabilidad y conocer los beneficios a futuro, la idea del parque natural fue aceptada por el municipio, e incluso ha sido reconocida por  activistas de  Holanda, Bélgica y Alemania, que han visitado el futuro parque. 

mm17082018011.jpg

Comentarios