En Domingo de Ramos, zapotecas del Istmo celebran Año Nuevo

Los habitantes de Juchitán acuden a los panteones para visitar la tumba de sus familiares y convivir con ellos.
Foto: Roselia Chaca / EL UNIVERSAL
14/04/2019
06:20
Roselia Chaca
Juchitán de Zaragoza, Oaxaca
-A +A

Nereida luce de fiesta y no es para menos, pues este Domingo de Ramos visita a sus padres, tíos y hermanos en la tumba familiar del panteón del pueblo.

Es preciso vestirse de fiesta porque además de ser el primer día de la Semana Mayor, es Año Nuevo entre los zapotecas, según el antiguo calendario, aunque Nereida ignora ese dato que ya se perdió en el tiempo.

Nereida Charis Sánchez ríe a mandíbula batiente con su vecina de tumbas, Adriana López Sánchez, quien también viste de fiesta para la ocasión.

Ambas zapotecas comenzaron a limpiar y a colocar todo tipo de flores en las sepulturas desde que la luz del sol cayó sobre Juchitán; temprano platicaron con sus muertos y rezaron, con estas visitas, ellas y más de 300 mil zapotecas arrancan la Semana Santa visitando a sus muertos en distintos panteones.

ramos-147.jpg

La variante zapoteca del Istmo de Tehuantepec es la única etnia en el país que visita a sus muertos en Nabaana/Semana Santa.

Muy pocos saben que está relacionado con el inicio del Año Nuevo Zapoteco. De acuerdo con investigadores y especialistas, el inicio del año nuevo sucede también en marzo, según el calendario antiguo, por eso coincidía con la Cuaresma cristiana.

El año nuevo comenzaba el 12 de marzo aproximadamente, según Fray Francisco de Burgoa, cronista dominico del Siglo XVII.

El año zapoteca antiguo terminaba el 7 de marzo, a partir del cual había un periodo de cinco días que eran considerados aciagos, funestos. A este período se le llamaba Beu huini (Luna pequeña). Esta fecha coincidió con las fechas del ritual católico.

Lo que sí sabe Nereida es que la visita a la tumba de su familia es en correspondencia de la visita que le hicieron en Todos Santos.

“Estoy visitando a los míos porque ellos fueron a verme en Xandú (Todos Santos), yo los recibí esa noche con comida y bebida. Ahora ellos me reciben en su casa, también con comida y bebida, y más noche con baile, porque este día no es de tristeza, no, es de fiesta, es de convivir y platicar con ellos”, comenta mientras se inclina en el piso y coloca los pétalos de las flores.

Alrededor de 10 mil zapotecas recorren el panteón Domingo de Ramos en Juchitán este día, aunque las cámaras de comercio ni la autoridad municipal tienen un cifra precisa de la derrama económica, las familias más pobres llegan a gastar como mínimo 200 pesos en flores para tumbas sobrias, otros llegan a gastar hasta cinco mil pesos en flores.

ramos-148.jpg

“Algunas gastamos entre 500 y 800 pesos en tumbas pequeñas, entre flores y veladoras, aparte lo que gasta uno en arreglar la tumba, pintarlas, limpiarlas, además de lo que se invierte en la comida y la bebida, y si queremos música eso es un extra.

“Así que en algo sencillo se gasta mínimo mil 500 pesos, pero es sólo un día, un día que los visitamos para no olvidarlos, nuestros muertos” , comenta Dalia Vásquez López que espera a sus hijos y familiares en una de las tumbas más vistosas del panteón.

Durante todo el día, la música de banda regional no cesa entre las tumbas, los tamales de iguana no paran de repartirse entre los familiares y visitantes, la alegría y la tristeza se mezcla entre las tumbas antiguas y las de reciente creación, este día, bueno y malos conviven en el mismo espacio, la violencia este día da tregua a la ciudad de Juchitán.

ramos-149.jpg

Artículo
Bebida prehispánica atrae e más de 40 mil visitantes en comunidad de los Valles Centrales.
Realiza Huayápam la vigésima Feria del TejateRealiza Huayápam la vigésima Feria del Tejate

Comentarios