Pese a Ley Seca, crece venta clandestina de alcohol y duplica sus precios en el Istmo

El encarecimiento de estas bebidas, combinado con el confinamiento en los hogares como medida de prevención, coincide con el aumento en los casos de violencia intrafamiliar

Por cuarentena, crece violencia familiar y venta clandestina de alcohol en el Istmo
Foto: Roselia Chaca
Municipios 05/05/2020 09:02 Alberto López Oaxaca Actualizada 14:45

Juchitán de Zaragoza—. El sol marca más de mediodía. Bajo un pequeño árbol de almendro que con su sombra ahuyenta el calor de 38 grados, una persona desciende de un mototaxi, sin apagar el motor. Del otro lado de la reja metálica, el dueño de la miscelánea mira con cautela por todos lados. La conversación entre los dos es breve.

“¿Cuánto cuesta el paquete de seis cervezas?”, pregunta el conductor de la unidad de mototaxi. A lo que el dueño de la pequeña tienda responde: “¡170 pesos!”, con prontitud y aparente enojo.

Para los consumidores de bebidas alcohólicas en Juchitán no hay opciones. La Ley Seca en esta ciudad se estableció el pasado 24 de abril y, desde entonces, las familias que cotidianamente viven sus festividades familiares y religiosas, buscan de forma aprensiva comprar cervezas y regresar de inmediato a casa. Eso sí, usando una mascarilla o cubreboca como forma de protección en tiempos de coronavirus: “Es un abuso ese precio”, masculla Raúl, quien pidió identificarlo con ese nombre. 

“Nadie ignora que en tiempos de la pandemia los precios de todas las cosas, susceptibles de consumo, suben de valor. Ocurre con los huevos de gallina, los tomates, los aguacates, las tortillas y los chiles. ¿Por qué no subiría de precio la cerveza?”, pregunta Juan, dueño de la tiendita.

Lee también: Mixteca, segunda región de Oaxaca con más agresiones contra mujeres

Una botella llena de la cerveza familiar cuesta ahora 80 pesos. El doble de lo que valía antes de la Ley Seca. Un cartón de cervezas con botellas de un cuarto cuesta ahora 320 pesos, poco más del doble de lo que antes pagaba por éste.

El abuso tiene carta de naturalidad. Nadie vigila, nadie supervisa, nadie sanciona y nadie frena el enorme daño que causa en la economía de la población. 

“Creo que lo mejor sería suspender la Ley Seca”, expresa Raúl, molesto porque en su ciudad se prohibió la venta de alcohol. 

whatsapp_image_2020-05-05_at_08.45.02.jpeg

Foto: Roselia Chaca

Pero hay excepciones en la región del Istmo. Con la mitad de la población de Juchitán, a unos 50 kilómetros al norte de esta ciudad zapoteca se localiza Matías Romero, donde las autoridades municipales descartaron la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas. 

“Allá no hubo Ley Seca, ¿por qué?”, pegunta Raúl. En aquella ferrocarrilera ciudad, el gobierno municipal se apegó al decreto estatal que sólo restringe el horario de venta de alcohol.

Así como en Matías Romero, también en otros municipios del Istmo de Tehuantepec, como Unión Hidalgo y El Espinal, las autoridades solamente restringieron el horario para la venta de las bebidas alcohólicas hasta las seis de la tarde. 

En el Istmo de Tehuantepec no hubo criterios unificados respecto a la venta de cervezas. En el puerto de Salina Cruz, Santo Domingo Tehuantepec, Juchitán y Ciudad Ixtepec las autoridades decretaron Ley Seca, la cual no impidió la venta clandestina de bebidas alcohólicas y facilitó que se elevaran exageradamente los precios.  

Sube violencia

El encarecimiento de estas bebidas, combinado con el confinamiento en los hogares como medida de prevención contra Covid-19, coincide con el aumento en los casos de violencia intrafamiliar.

“Desde que comenzó la cuarentena hemos registrado un incremento en los casos de violencia hacia la mujer y la niñez”, dice la profesora Rogelia González Luis, fundadora del Refugio para Mujeres Víctimas de Violencia China Yodo, quien comenta que las 10 habitaciones del refugio están ocupadas actualmente y tienen bajo protección a 15 niños y 10 niñas.

“La violencia intrafamiliar se ha exacerbado, quizá, por el confinamiento y por la falta de consumo de las bebidas alcohólicas, pero nuestras víctimas vienen de comunidades de la sierra mixe/zapoteca, de los chimalapas, de los pueblos ikoots y, obviamente, de la zona zapoteca. Podría asegurar que la violencia familiar creció siete veces más en comparación de estas fechas con el año pasado”, indica Rogelia.

También puedes leer: “Colás en tiempos de Covid-19”, con son feminista buscan detener violencia contra las mujeres en cuarentena

Por otra parte, la sicóloga Bertha De Gyves considera que el confinamiento genera tanta ansiedad en las personas que causa la necesidad de hacer compras de pánico y, de ahí, se desprende la especulación en los precios y el ocultamiento de los productos. Además, la misma ansiedad provoca mayores trastornos que, en estos momentos, están afectando a miles de familias juchitecas.

Por ejemplo, la sicóloga explica que a partir de la reciente Ley Seca, en la que se ha visto un aumento en el precio de las bebidas alcohólicas, “la gente, con su ansiedad en su punto más alto se ve obligada a pagar el sobreprecio de los productos que necesita e incluso en los que no. Ese es el efecto que ha causado la pandemia: miedo, el cual puede superarse con información científica”, aclara.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo