Historias para que viva la lengua: Audelia, la primera cuentacuentos en zapoteco de Juchitán, Oaxaca

Esta mujer, de formación autodidacta, se dedica a narrar historias en instituciones educativas; con su iniciativa, también busca reforzar la enseñanza de zapoteco en los niños

Cuentacuentos en zapoteco
Audelia Pastrana Vera tiene 46 años; desde hace siete años, ofrece su trabajo como cuentacuentos a instituciones educativas y organizaciones civiles. Foto: Roselia Chaca
Sociedad 14/03/2022 10:17 Roselia Chaca Actualizada 10:20

Juchitán.— La primera vez que Audelia se acercó a la lectura fue en su niñez. Había quedado huérfana, así que todos los libros que estaban en la casa de sus hermanos mayores se convirtieron en su refugio.

Poco a poco creció y sus motivaciones cambiaron, pero logró reencontrarse con los libros años después, cuando empezó a contarles historias a sus hijos.

A partir de allí, recuerda, no volvió a abandonar la lectura y se convirtió en cuentacuentos, que narra en zapoteco, iniciativa que impulsa como una forma de crear lectores y fomentar el uso de su lengua madre entre los niños y jóvenes.

 

 

Una relación con los libros

 

Audelia Pastrana Vera tiene 46 años y es originaria de la Séptima Sección de Juchitán, región Istmo de Tehuantepec. Desde hace siete años, ofrece su trabajo como cuentacuentos a instituciones educativas y organizaciones civiles, muchas de las veces de manera gratuita.

La mujer se cataloga como autodidacta, ya que la  capacitación en talleres y cursos narrativos corrió siempre por su cuenta, desde que leyó un cuento en el preescolar al que asistía su hijo menor, recuerda.

“La lectura me ha acompañado en mi vida. En los días que andaba errante, allí estuvieron los libros, pero el día que me invitaron a leer a los niños del kinder de mi hijo todo cambió. Encontré sentido a la lectura, la misión de compartirla. Busqué las herramientas adecuadas, las técnicas para narrar”, cuenta a EL UNIVERSAL.

 

cuentacuentos.jpg

Foto: Roselia Chaca

 

“Antes de la pandemia era frecuente narrarle a los niños. Podría decir, sin sonar pretenciosa, que existe una generación de adolescentes que se acercaron a la lectura gracias a una narración mía en su escuela y eso me da una gran satisfacción.

 “Que me aborden en la calle y me digan: ‘Yo te escuché en la primaria con tal cuento’, con eso me tengo por bien pagada”, comenta la mujer desde su hogar en el corazón de la Séptima Sección de Juchitán.

 

Lee tambiénDesplazados triquis piden aceptar “por humanidad” recomendaciones de CNDH para retornar a Oaxaca

 

 Pionera en su ciudad

 

Audelia recuerda que cuando comenzó con esta labor no existían cuentacuentos en el Istmo. Los que se presentaban venían de la ciudad de Oaxaca o de otros estados.

Ella se convirtió en la primera cuentacuentos de su ciudad que, además, no era una maestra de profesión.

Comenzó primero a narrar cuentos cortos en español, pero luego fue incluyendo en su repertorio historias de escritores zapotecas, como Andrés Henestrosa y Francisco de la Cruz.

 

 

Para esta mujer zapoteca, el reto de ser cuentacuentos es atrapar al espectador desde los primeros minutos, principalmente a los niños, el público que para ella resulta ser el más difícil.

Su técnica de narración consiste en que cada cuento no dure más de siete minutos, porque después de ese tiempo, en su experiencia, se pierde el interés.

También realiza el trabajo de adaptar  los cuentos al contexto de las niñas y niños que la escuchan,  que los elementos les sean familiares y que logre captar el conflicto presente en la narración.

 

Lee también “Por todas las madres buscando en Oaxaca”; Vivir Quintana y Mujeres del Viento Florido estrenan 'Canción sin Miedo' en ayuujk

 

Moralejas con responsabilidad

 

 Además, dice que siempre busca temas con un mensaje aleccionador relacionado con la hermandad, el compañerismo, la solidaridad, la amistad, el respeto al medio ambiente o a los adultos, entre otros.

“Los niños son unas  esponjitas y absorben todo lo que les decimos. Por eso creo que es una gran responsabilidad ser cuentacuentos, porque lo que decimos ellos lo van a replicar.

“He tenido en un evento hasta 800 niños sorprendiéndose con mis historias; 800 niños que lo que les conté lo tomaron como real. Eso es una gran responsabilidad; por eso siempre procuro que mis temas ayuden a construir mentes sanas”, dice.

 

 

Para Audelia Pastrana, la actividad que realiza es una estrategia que ayuda a fomentar no sólo la  enseñanza del zapoteco en las niñas y niños, sino también a reforzar el uso de la lengua de los pequeños  hablantes.

Por ello, Pastrana considera que la actividad del cuentacuentos debe de implementarse con más frecuencia en los centros educativos, cuando la situación sanitaria lo permita.

 

Comentarios

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo