Suplantación, aumenta hasta 200% robo de identidad

En 2017 se registraron 197 incidencias, mientras que en 2016 fueron 44, de acuerdo con cifras de la Condusef
Compartir
Ilustración: DANTE DE LA VEGA
05/06/2018
10:00
Lizbeth Flores
Oaxaca de Juárez, Oaxaca
-A +A

[email protected]

El 15 de marzo de 2017 fue el primer descuento vía nómina a la profesora Gladys “N”  por  un crédito de 98 mil pesos que nunca solicitó. Pasaron seis meses y el descuento de mil 622 pesos continuó cada quincena, sin que la docente oaxaqueña descubriera que había sido víctima del delito de robo de identidad.

Previo a ello, la educadora había obtenido su casa a través de un crédito Fovissste; además, en ese periodo también le robaron su cartera y celular en una tienda departamental de la capital. En agosto  pasado, cuando recuperaba sus tarjetas bancarias, descubrió la suplantación de su identidad, con la que  se contrató un crédito de casi 100 mil pesos con la empresa  HXTI, S. A. de C.V., Sofom.

“No me había dado cuenta de que me estaban descontando porque justo en ese momento acababa de adquirir un crédito de la casa, y yo supuse que ese descuento era por el crédito, luego eso [el fraude], pues ya mi cheque llegaba muy bajo”, recuerda.

Al darse cuenta, lo primero que hizo fue acudir al área de pagos del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), donde el personal que la atendió la enlazó con un representante de una supuesta empresa llamada Paguitos, donde  la recibieron, reconocieron el fraude y le aseguraron  que  posiblemente “se trataba  de un error” del IEEPO.

Esto aumentó su desconfianza, y ante la falta de una solución decidió interponer su queja ante la delegación estatal de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). La cita para la reunión se programó para septiembre, pero debido a la emergencia  por el terremoto del 7 de ese mes fue pospuesta hasta febrero de este año.

robo_de_identidad_61409375.jpg

Se disparó delito en Oaxaca

El caso de Gladys no es el único en el estado y, de acuerdo con la Condusef, el delito de robo de identidad en Oaxaca se disparó en 200% de 2016 a la fecha.

Marisol Núñez Vásquez, delegada estatal de la Condusef, detalla que mientras en 2016 fueron registrados 44 casos de este delito, para 2017 aumentaron a 197 casos. Del total de víctimas, más de 100 personas son docentes adheridos a la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) reportados hasta el momento.

La funcionaria explica que en Oaxaca el mayor número de quejas por  robo de identidad se han presentado tras  créditos no solicitados a través de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofom) y asegura que en  98% de las denuncias el caso  se ha resuelto a favor de las víctimas, a quienes la empresa responsable les regresa su dinero.

Aunque la delegada estatal de la instancia federal reconoce la gravedad del aumento de este delito, declara que la Condusef es incapaz de darle seguimiento a los casos por la vía jurídica, pues esto les corresponde tanto a los usuarios afectados como autoridades judiciales.

“No somos la autoridad competente, esta instancia es administrativa conciliatoria, ya no tenemos competencia para la continuidad, si en su caso se  le diera, ante la autoridad judicial”, señala.

Este delito ha incrementado día con día a nivel nacional. De acuerdo con datos del Banco de México, el país ocupa el octavo lugar a nivel mundial en robo de identidad; en  67% de los casos se dan por la pérdida de documentos, en 63% tras el robo de carteras y portafolios y en  53% por información tomada directamente de una tarjeta bancaria.

Queda la desconfianza

Durante otros seis meses continuaron los descuentos a su salario quincenalmente, hasta sumar más de 30 mil pesos. Finalmente se llevó a cabo el proceso de conciliación ante la Condusef, donde al reunirse con el representante de la institución financiera HXTI, S. A. de C.V., Sofom, se acordó que le reembolsarían su dinero. Sin embargo, platica, después de la firma del acuerdo, el descuento vía nómina sucedió otras cinco quincenas más, sin que pudiera rescatar este último dinero.

Aunque la profesora recuperó parte de su sueldo descontado durante casi un año, afirma que queda la  desconfianza del uso de su documentación, pues desconoce a  través de quién o cómo fue robada su identidad. Incluso  afirma que cuando descubrió el fraude observó que la empresa tenía hasta información privada del preescolar y clave donde labora en la región de Valles Centrales.

“Yo suponía que a lo mejor tenía algo que ver el instituto. Cuando yo vi la solicitud, que supuestamente había yo hecho del crédito, vi que venían todos mis datos; yo nada más estoy pensando que ojalá [ellos] hayan dado de baja mi credencial, la hayan perdido, hayan dicho ‘esta ya no me sirve’”, expresa.

Compartir

Comentarios