Crónica. Policía salió a defender a víctima y halló la muerte

José Martínez Santana recibió un llamado de apoyo para atender un caso de violencia intrafamiliar que le costó la muerte; cinco disparos a quemarropa en el pecho acabaron con su vida
Compartir
Foto: Edwin Hernández / EL UNIVERSAL
10/01/2018
10:59
Juan Carlos Zavala
Oaxaca de Juárez, Oaxaca
-A +A

José Martínez Santana apenas cumplía un año como policía municipal. La tarde del domingo estaba encargado del turno de seguridad pública, cuando recibió un llamado de apoyo para atender un caso de violencia intrafamiliar que le costó la muerte: cinco disparos a quemarropa en el pecho acabaron con su vida.

Son alrededor de las cuatro de la tarde. El regidor de Obras del ayuntamiento de San Gabriel Mixtepec --municipio de la Costa de Oaxaca--, José Manuel López Soto, atendió una petición de auxilio por una mujer que era golpeada por su esposo en la colonia Hidalgo. Al llegar, el hombre sometía a su pareja con golpes; el funcionario intentó calmar la situación y lograr que parara, pero no pudo.

Ante la situación, decide pedir apoyo a los elementos de la corporación policiaca municipal. Ese día y en ese turno se encontraban en funciones los policías José Martínez Santana, Alí Yaret Pérez Blas, Gabriel Cortés Flores y Coti Robles; este último, de reciente ingreso.

Los cuatro agentes de seguridad pública llegaron desarmados, la corporación únicamente cuenta con una pistola “preventiva” que ese día se quedó en el cuartel.

“¿Cómo iban a imaginar que sucedería lo que sucedió, si era una llamada de violencia intrafamiliar?”, narra el presidente municipal de San Gabriel Mixtepec, Marlon Alan Calvo Medina.

Ninguno de los policías se percató que Juan Carlos L. H., el sujeto que en ese momento golpeaba a su pareja, era un miembro del Ejército Mexicano, era hijo del regidor de Obras y que llevaba un arma en su cintura, metida debajo de su pantalón. Tampoco pudieron ver el arma, porque el hombre tenía sujeta a su esposa y el cuerpo de ella, cubría también la pistola.

La tensión no cesaba y el militar continuaba con su actitud violenta. Los cuatro policías se acercaron para tratar de liberar a la mujer y arrestarlo; pero fueron detenidos al instante con disparos a quemarropa. José Martínez recibió cinco balazos en el pecho, dos de sus otros compañeros, Alí Yaret Pérez y Gabriel Cortés, recibieron disparos en las piernas.

Coti Robles, con apenas unos meses en la corporación “sólo se espantó”, según el relato del presidente municipal; el miedo, sin embargo, no lo paralizó: se abalanzó sobre el sujeto, forcejeó con él, logró quitarle el arma y someterlo.

“Los policías no se percataron, ya estaban pelándose, abrazándose. Ya estando ahí, cerquita los agarró directo, les disparó a quemarropa. Murió un policía, llegó al hospital pero sí iba grave, recibió cinco disparos en el pecho”, detalla el presidente municipal.

José Martínez, Yaret Pérez y Gabriel Cortés, fueron llevados de emergencia a un hospital de Santos Reyes Nopala, municipio cercano; ahí murió José Martínez. Los otros dos agentes, fueron traslados de emergencia a la clínica “Ángel del Mar” en Puerto Escondido y se encuentran estables, fuera de peligro.

Atender casos de violencia intrafamiliar en San Gabriel Mixtepec no es algo común. Es el primer caso de este tipo en su actual administración que se atiende una llamada de auxilio de este tipo, según el edil Calvo Medina.

Pero la violencia intrafamiliar en Oaxaca es algo que va más allá de lo común. De acuerdo con carpetas de investigación abiertas en la Fiscalía General del Estado, de enero a noviembre de 2017, se tiene registro de tres mil 933 delitos de violencia familiar.

La mayoría son de violencia familiar, tres mil 784 casos y en mucho menor proporción, delitos de violencia de género en todas sus modalidades distintas a la violencia familiar, incumplimiento de obligaciones de asistencia familiar y otros delitos contra la familia.

Este de delitos, además, registraron un incremento en comparación con el 2016, cuando se contabilizaron un total de tres mil 582; de estos, tres mil 353 fueron de violencia familiar.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 64 por ciento de las mujeres en Oaxaca sufrió al menos un tipo de violencia y el 73% de los ataques contra las mujeres fueron en el seno familiar. José apenas llevaba un año de policía, trabajo con el que mantenía a su esposa y a sus tres hijos.

Comentarios